Los blogs de antes y los de hoy.

No se trata de un repentino ataque de nostalgia aunque podría tener algo de ello, sin embargo se descarta porque hablar hoy de blogs es tan contemporáneo c0mo en los 90s. Escribo hoy porque con mis alumnos de Publicidad estaremos esta semana hablando de una de las manifestaciones temprana de la internet 2.0 y quiero adelantarles algo de lo que veremos en aula.

¿Qué es un blog?. Wikipedia nos entrega algunas luces señalando “Un blog1 (del inglés web log) o bitácora web2 es un sitio web que incluye, a modo de diario personal de su autor o autores, contenidos de su interés, actualizados con frecuencia y a menudo comentados por los lectores.1

Sirve como publicación en línea de historias publicadas con una periodicidad muy alta, que son presentadas en orden cronológico inverso, es decir, lo más reciente que se ha publicado es lo primero que aparece en la pantalla. Es muy frecuente que los blogs dispongan de una lista de enlaces a otros blogs, a páginas para ampliar información, citar fuentes o hacer notar que se continúa con un tema que empezó otro blog”

Los primeros blogs surgen a principios de los años 90 y gradualmente van ganando adeptos. Tenían sin duda ese atractivo de ser por fin un medio de comunicación personal que permitía tanto contar historias como dedicarse a temas en particular, una suerte de segmentación que atraía o por curiosidad o bien porque significaba tener acceso a temas no tan difundidos en los medios tradicionales del momento. Muchos de nosotros levantamos nuestros blog para descubrir que ello demandaba de constancia y tiempo, que no sólo se trataba de tener uno sino que como tomo emprendimiento también era necesario consolidar una audiencia, que sin lectores no tenía sentido. Nada de eso parece haber cambiado pese a que las actuales redes sociales digitales son palancas que pueden apoyar el tan esquivo tráfico.

Los blogs se han consolidado, muchos de los blogeros han logrado trascender sus frágiles inicios y remontar hasta convertir sus sitios en lugares muy atractivos, incluso para anunciantes de todo el mundo. Una de las manifestaciones del éxito de quienes han hecho de sus blogs medios consistentes, creíbles y confiables es el hecho que muchos de esos blogers han sido reclutados por los media tradicionales, han apoyado con sus contenidos y audiencias a las estructuras tradicionales e incluso hecho muy buenos negocios vendiendo sus proyectos. Por otra parte muchos blogs hoy cuentan con ingresos producto de formar parte de la red de display de Google y recibiendo algún dinero producto de la conducta de sus audiencias con el avisaje publicitario. El blog, ese antiguo señor de internet sigue más vital que nunca porque siempre habrá espacio para temas en tanto el contenido puesto en ellos logre atraer la mirada y los minutos de un lector habido de curiosidad.