“Soul, I hear you calling
 oh baby please give a little respect to me”

A Little Respect — Erasure

Pues como no vivo debajo de una piedra y por ser un convencido del poder de la participación ciudadana y del involucramiento de la sociedad en los temas públicos, dejaré un poco de lado los temas que tienen que ver con economía y emprendimiento para hablar de lo evidente: el proceso electoral.

El próximo 5 de junio todos como ciudadanos deberíamos ejercer nuestro derecho al voto. Pero esto no pasa. Los índices de participación cada vez son más bajos. El desencanto es un tema que siempre ha estado presente, pero en esta ocasión, pareciera que se ha intensificado. El problema con esto es que si no participamos, cualquier hijo de vecino que controle una estructura puede llegar al poder.

Candidatos que cuando llegan al puesto se vuelven indolentes, insensibles, desligados de la ciudadanía, a la que no solo le dificultan el camino, sino que se lo cierran. Servidores públicos que en su mayoría olvidan su labor: el servicio, y tratan a los ciudadanos como personas de segunda. Oficinas públicas con política de puertas abiertas sólo en el discurso. Las redes sociales de los funcionarios y representantes populares, dejan de ser un medio de comunicación con sus representados y solo se vuelven galerías de fotos con “grandes personalidades” o imágenes del tipo “tómame una fotos así como que no me doy cuenta mientras abrazo a Doña Chonita”, además de frases motivacionales y datos inútiles.

Todo esto tiene un punto. Hace algunos días, cuando estaba por empezar la discusión sobre la iniciativa “Tres de Tres” en el Senado, comencé en Twitter a preguntarles a los Senadores por Sinaloa de los diversos partidos políticos sobre sus posturas al respecto. Debo aceptar que a los primeros a quienes cuestioné, fue a los senadores del PRI, dejando en segundo lugar al único senador panista que tiene el estado y olvidando por completo al recién nombrado senador de Nueva Alianza (que en una segunda vuelta fue el único que me contestó). En realidad no esperaba respuesta por esa idea preconcebida que existe que a los políticos les vale madre la ciudadanía una vez que llegan al poder y porque con la existencia de los Community Managers (quienes manejan sus cuentas en redes sociales), tengo la impresión que aunque contesten en primera persona, nunca estaré verdaderamente interactuando con el receptor de mis mensajes cibernéticos.

Para mi sorpresa, uno de los senadores me respondió con un mensaje de lo más peculiar y que con solo seis palabras me dejó entre sorprendido y encabronado: el Senador por el Partido Revolucionario Institucional, Daniel Amador Gaxiola, quien fuera uno de los aspirantes de su partido a la Gubernatura de Sinaloa. Al cuestionarle si ya había presentado su “Tres de Tres” y decirle que no se hiciera “pato” porque ya faltaban pocos días para que empezara la discusión, me respondió “Más respeto que no te conozco”. Después de leerlo varias veces, lo único que pude hacer fue reír. Una risa nerviosa por la sorprendente indolencia de un SERVIDOR PÚBLICO, a quien al cuestionarle por un tema de interés nacional se hizo el ofendido y exigió respeto.

El problema en esta situación que pareciera pequeña y hasta sin chiste, no es la “mugroseada” que me puso el Senador, el problema es que yo SÍ LO CONOZCO y hasta donde yo me quedé es uno de mis representantes en el Senado de la República y es su deber informar y responder a los ciudadanos sobre su desempeño, decisiones, posturas y sentido de sus votos. Y sí, sí hay una falta de respeto, pero de parte del Senador y de todos los funcionarios que llegando al poder se hacen “patos”, fingen demencia y no responden a la ciudadanía.

Por eso, quienes debemos exigir respeto somos nosotros, los ciudadanos. Es una mentada de madre que no cuestionemos nada porque estos señores de todos modos nos van a ignorar y que no nos quejemos por un abuso o una falta o no reclamemos respuestas porque luego se enojan. Y lo que es peor, que no increpemos y exijamos porque habrá represalias contra los “rijosos”. Tenemos que hacerlo. Tenemos que exigirles que cumplan con su deber y que nos informen. Es su trabajo.

Y no solo hay que exigir a los que ya llegaron. Exijamos a quienes van o quieren llegar a los puestos de elección popular. A esos candidatos (de extracción partidista e independientes) que nos faltan al respeto como ciudadanía haciendo campañas que parecieran que lo que quieren ganar es la corona de reina de carnaval o rey de la simpatía.

SEÑORES CANDIDATOS, ENTIENDAN: están en una contienda electoral y los ciudadanos no queremos saber si vendían fruta cuando eran niños, ni bailes mamilas, botargas o propuestas triviales que en nada abonan en la transformación profunda de nuestro estado. EXIGIMOS SERIEDAD, PROPUESTAS Y COMPROMISO. Exigimos respeto. #MásRespetoQueNoLosConocemos.

Like what you read? Give Francisco López Cira a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.