“Nobody said it was easy
No one ever said it would be this hard
Oh, take me back to the start”

The Schientist — Coldplay

La imagen que se muestra fue publicada en Facebook en el Fanpage de FuckUp Nights Culiacán ( y compartida por una persona (sin decir marcas, para no raspar el mueble), a quien uno de sus amigos cibernéticos contestó lo siguiente (obviamos también el nombre del involucrado para seguir sin raspar muebles):

“Zaz..!! aunque , no me vaya bien,, ni tenga utilidades,, ni prestaciones.SocC !! (Sic, sic y más sic)”

Cuando recién leí el comentario, no sabía si reír o llorar. No sabía si esta persona hablaba en serio o no. Pensé que sería sarcasmo puro, pero no me quise quedar con la duda y en esta época de redes sociales y “stalkeo”, pues entré a su muro, por puro morbo y con el ánimo de saber si debía elegir las risas o el llanto. Sorpresa mayúscula: El autor de tan profundo pensamiento era un empresario.

Esto no podía quedar así. ¿Lo diría en serio? (seguía sorprendido con tan fuertes declaraciones) ¿Entraría a discutir con este villano del emprendimiento? ¿Sería yo el paladín de los empresarios? (pobrecitos, necesitan quien los defienda, es que todavía hay gente que escucha la palabra empresario y se ponen peor que si le recordáramos a su progenitora en pleno diez de mayo) ¿Será seguidor de alguno de los partidos de izquierda? (aunque ya ni se cual es cual) Pues me armé de valor y después de pensar mucho que le diría, me animé a poner lo siguiente:

Si esa hubiera sido la mentalidad de todos los empresarios, de quedarse sin emprender, de quedarse en el confort de las prestaciones sociales, de las utilidades, no me quiero ni imaginar…(sic)”

Con esas palabras, todavía más profundas que las del villano, había salvado la honra de la loable labor de la entera comunidad empresarial de mi estado.

Mi consciencia estaba tranquila.

El bien había prevalecido sobre el mal en esa batalla infinita de dicotomías y demás palabras rebuscadas que signifiquen dualidad.

Pero (siempre hay un pero en las historias de súper héroes), el villano atacó de nuevo. Pero no sólo atacó una vez, atacó varias veces. Y estas fueron sus armas:

1. “les explico,, toda la vida he sido Emprendedor, con mi propia “ empresa “ la simulacion gubernamental. te invita a que lo seas… solo que nadie, te dice que aparte de que debes de conocer bien tu nEGOCIO. o actividad preponderante,, Debes de saber bien,, de finanzas , administracion de personal, relaciones humanas, impuestos. y una larga lista de conocimientos y habilidades… que no te dicen,,, Y ahi te la pasas muchos años, patinando..descuidando lo mas importante de la vida..TU VIDA y la de los tuyos… UFF. soy Empresario..!!! Adelante pepe y toño…

2. “ventas. inteligencia emocional, relaciones humanas.. servicio a clientes.. marketing, admon de redes sociales… ha e ir a pagar los servicios,, jeje ta facilll go ahead..!!

3. “pero te insisto,, donde te hacen un test,, de eso,,, he visto personas que dicen que traen una idea ,, pero no tienen idea de lo que es una empresa… es muy romantico decir que “ soy mi propio jefe “ etc etc.. hay que prepararse. y bien para ser competitivo…. “(Creo que poner el adverbio sic, es un exceso)

Ya no estaba sorprendido, estaba estupefacto. ¿Cómo este “empresario”, se atreve, no sólo a desmoralizar a sus posibles lectores emprendedores -a esas pobres almas que quieren ser su propio jefe y que por comentarios como este, su incipiente vida empresarial pudiera nacer muerta-, sino a burlarse de tan digna actividad, como es tener un negocio propio? ¿Será que estoy leyendo sarcasmo en contra de los suyos? ¿De su propia actividad? ¿Cómo se atreve a burlarse de Pepe y Toño? ¡DE PEPE Y TOÑO, CARAJO!

¿Será momento de rasgarme las vestiduras y poner a este villano que atenta contra el espíritu emprendedor en su lugar? ¿Será que mejor no le contesto? ¿Será que él tiene otra visión? ¿Será que es de otra época, donde las cosas parecían y eran más sencillas, pero los cambios lo rebasaron? ¿Será que el empezó así, sin saber, sin conocer de administración, de finanzas, de logística? ¿Será que cada quien tiene una forma diferente de ver las cosas? ¿Será que estoy juzgando a una persona que ha tenido sus fracasos empresariales y ha luchado toda su vida y sigue esperando la recompensa a sus esfuerzos? ¿Será que me estoy pasando de ojete al querer juzgar a una persona sólo porque piensa diferente que yo?

Pues será el sereno, y lo más probable es que yo sea un ojete con prejuicios y que este amigo simplemente no nació para ser empresario, pero hay mucho de verdad en sus palabras. Ser tu propio jefe no es fácil; hay gente que trae ideas de negocio pero no saben todo lo que implica una empresa; hay que prepararse constantemente para poder ser competitivo; hay que saber de administración, finanzas, impuestos, recursos humanos y de una larga lista de etcéteras; y así podemos seguir con más y más cosas por las cuales podemos asegurar que emprender no es sencillo.

Pero por más ciertos que sean los argumentos esgrimidos, no por eso debemos desistir (eso sí que sería muy fácil). Cada caída nos enseña algo nuevo, cada problema resuelto nos deja un aprendizaje, cada puerta que se cierra viene con una ventana abierta. ¿Es para todos? Creo que no, pero con un mucho de terquedad y un poco de talento, todo es posible.

Además, si fuera fácil, cualquier araña lo haría, ¿o no?