¡Hemos vuelto!

Realmente no nos habíamos ido pero te lo cuento así para que lo entiendas. Somos las mismas personas con las que coges la guagua, el tranvía, o haces cola en el semáforo pero tenemos “algo” que nos diferencia. No es que nos llames friki porque seamos diferentes. Nos llamas frikis porque tienes un problema: aún no nos entiendes. Te recuerdo que llamabas así al que navegaba por internet, después al que tenía un blog, cuando me registré en una red social, al decirte que era gamer y cuando pasé a ser también youtuber. No será la última vez, espero. Reconócelo, una vez tras otra te has ido convertido en un friki también. Si no lo haces mal seguirás adaptándote porque las habilidades que se adquieren al usar estos servicios son las que van a hacer falta en los empleos que vamos a desempeñar, robots mediante, en unos años. Pocos para tus deseos, mas de los que me gustaría para los míos.

Vivimos en un futuro que aún no conoces. Mientras estás viendo alguna cadena de televisión convencional muy probablemente la esté escuchando al mismo tiempo que hago otra cosa más interesante que comerme lo que a otros le interesa sin que pueda elegir otras opciones haciendo tap en la pantalla o un click de ratón. Lo siento, el mundo online está lleno de personas que aportan y merecen ser atendidos. Quizás es que me guste adelantarme, reducir incertidumbre lo llaman, porque me encantan ver vídeos de teorías y spoilers que lanzan en Youtube. Soy así. Somos así. Lo que sucedió unas horas es #Old y cuando te vienes a enterar porque otro decidió que el informativo de televisión se emite de noche en el siglo pasado, yo ya estoy preparando mi mañana. Disculpa porque me ría al ver el timeline en Twitter chistes que no te puedo explicar porque entonces me perdería el siguiente meme. Lo siento. Esto va rápido y es hora de que te adaptes.

Francisco Mesa

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.