Bitcoin: ¿qué, cómo y para qué?

La idea de esta nota introductoria es ser un punto de partida; no apunta a explicar teoría monetaria o criptografía, tampoco pretende convencer a nadie, sino contar de que se trata y cómo nos resulta útil a muchos de nosotros.

Introducción

Bitcoin es una tecnología de dinero digital, con un protocolo, unidad monetaria y red P2P del mismo nombre.

Unidades

Bitcoin se identifica con el símbolo , y se abrevia o distingue de otros signos monetarios utilizando la sigla BTC o XBT.

La cantidad de unidades en existencia se encuentra definida de antemano en el protocolo, y tiene un máximo de 21 millones. Se generan a un ritmo que comenzó siendo de 50 nuevos bitcoins cada 10 minutos en 2009, y cada aproximadamente 4 años se reduce en un 50%, hasta alcanzar su totalidad.

Cada bitcoin es divisible o fraccionable en 8 decimales, y desde hace tiempo su valuación nos exige hacer uso de los mismos para realizar transferencias de montos más precisos, o bien inferiores a su precio actual.

Para evitar el uso de tantos decimales algunas aplicaciones permiten optar por denominar a los bitcoins en unidades más pequeñas (correr la coma hacia la derecha). Así surgieron nuevas denominaciones, entre ellas, los “bits” y los “satoshis”:

0,00000001 bitcoin = 1 satoshi (no fraccionable)
0,000001 bitcoin = 1 bit (fraccionable en 2 decimales)
1 bitcoin = 1.000.000 bits = 100.000.000 satoshis

Sucede entonces que un envío de 0,5 bitcoin puede ser visualizado como de 500.000 bits por quien lo recibe, y viceversa.

Monedero

Los monederos, también llamados billeteras, son las aplicaciones que nos permiten guardar, enviar y recibir bitcoins; y que nos indican nuestro saldo e historial de movimientos. Existen tanto para computadoras (Windows, macOS, Linux), como para tablets y teléfonos celulares (Android, iOS).

Los monederos utilizan códigos QR para escanear las direcciones.

Un monedero tiene múltiples direcciones en donde recibir bitcoins, todas ellas válidas por siempre. No obstante, es usual que nos muestren una única dirección, que cambia de manera automática al recibir fondos (evita que reutilicemos direcciones y mejora así nuestra privacidad).

Algunos ejemplos son Blockstream Green, Coinomi, Edge, Electrum, HODL Wallet, Muun y Samourai.

También hay alternativas más avanzadas como Bitcoin Core o Wasabi Wallet, o enfocadas en seguridad utilizando hardware especializado, como Trezor o Ledger. Aquí más opciones.

Podemos tener la cantidad de monederos que queramos. Y a diferencia de lo que estamos acostumbrados en otros sistemas de pago o ahorro, los monederos no requieren de nuestros datos personales para ser utilizados.

Por otro lado, existen soluciones de custodia, o casas de cambio donde uno puede almacenar sus bitcoins. Estos no son monederos, porque la posesión de los bitcoins no está en uno mismo sino que es terciarizada en una empresa, con los riesgos que eso implica (quiebra, downtime, negligencia con los fondos, confiscación judicial, robo).

Es importante evitar almacenar bitcoins en este tipo de servicios, informalmente llamados “bancos de bitcoins”, dado que en múltiples ocasiones se han materializado los riesgos recién mencionados.

Backup

Todos los monederos tienen alguna forma de backup, para que en caso de pérdida de teléfono celular, desperfecto en la computadora, o cualquier otro inconveniente, uno pueda restaurar los fondos y recuperar su dinero.

Lamentablemente los backups de los monederos no siempre son compatibles entre si, y cada uno tiene un método en particular. El más utilizado consiste en solicitarle al usuario que tome nota de 12 a 24 palabras en un orden determinado. Luego, en caso de pérdida del monedero, se lo descarga nuevamente y se restauran los fondos ingresando el juego de palabras previamente documentado.

Backup mediante código mnemotécnico de 12 palabras.

Como precaución, tengamos en cuenta que cualquiera que conozca estas palabras en el orden correcto podrá restaurar los fondos y transferirlos. Siendo entonces de vital importancia almacenarlas en un lugar seguro.

Otro método de backup utilizado por algunos monederos consiste en exportar los fondos a un archivo. O incluso a un “monedero de papel”.

También podemos restaurar un backup en distintos dispositivos en simultáneo, y así disponer de los mismos fondos desde variedad de equipos (cada movimiento en uno se replica de manera automática en el resto).

Como recordatorio para este apartado: sin un backup es imposible restaurar el dinero que estaba contenido en un monedero al que ya no tenemos acceso (los fondos serán inaccesibles y abandonados por siempre, y ni siquiera quien desarrolló el monedero puede hacer algo al respecto).

Existen incontables casos conocidos y desconocidos de bitcoins perdidos por este motivo, por ende, la cantidad de monedas factibles de ser utilizadas es en realidad menor a la cantidad de monedas emitidas. De alguna forma, se puede decir que estas situaciones a la larga incrementan el valor del resto de los bitcoins del mercado.

Compra/venta

Previo a mencionar las diferentes alternativas de compraventa, es útil diferenciar entre dos modalidades disponibles para realizar operaciones:

  • Casa de cambio tradicional: convierte pesos/dólares/otros a bitcoins, y viceversa, a un tipo de cambio determinado. Es la opción más sencilla.
  • Order book: distintos actores definen ordenes de compra y de venta, y una empresa intermedia entre ellos a cambio de una comisión. Es una opción más compleja pero que suele ser más económica, acompañada de herramientas de trading, y donde se compra o vende a diversos precios a medida que se avanza en el order book.

Asimismo, también es conveniente aclarar que por limitaciones propias de las instituciones legales y financieras tradicionales, al realizar operaciones bancarias generalmente se exige que la cuenta en el servicio de compraventa de bitcoins y la cuenta bancaria estén a nombre del mismo individuo u organización.

En Argentina:

Para comprar o vender bitcoins podemos utilizar transferencias bancarias o, en algunos casos, efectivo (ya sea de manera directa, mediante cajeros automáticos, o con intermediarios como Pago Fácil o Rapipago).

Diversas empresas nos brindan este servicio, pudiendo comparar sus precios en CoinMonitor: ArgenBTC, Athena Bitcoin, Bitex, BitInka, Buda.com, Buenbit, CryptoMarket, Finance Wind, Instanz, Qubit Brokers, Ripio, SatoshiTango y Xapo.

Ya sea por regulaciones o para evitar ciertos casos de fraude, todos estos servicios exigen documentación de identidad, y en algunos casos hasta selfies o declaraciones impositivas para poder utilizarlos.

Si preferimos resguardar mejor nuestra privacidad las opciones se limitan a LocalBitcoins.com o al mercado OTC, donde podremos realizar intercambios P2P (persona a persona). Una opción para estos últimos es el grupo Bitcoin Argentina en Facebook, donde pueden realizarse operaciones entre particulares, pero donde el riesgo de ser víctima de una estafa es mayor.

En el mundo:

Buy Bitcoin Worldwide nos permite conocer las opciones de compra disponibles en cada país, mientras que Coin ATM Radar nos muestra la ubicación de los cajeros automáticos de Bitcoin en el mundo.

En el caso de una compraventa bancarizada, es conveniente elegir un servicio de la misma zona o país que nuestra cuenta bancaria, para así evitar los costos de una transferencia internacional. Por ejemplo, itBit en Estados Unidos, o Bitstamp en Europa.

Dependiendo del lugar, otras opciones son: Kraken, Coinbase, Safello, Gemini, bitFlyer o BitMEX.

Por otra parte, si queremos evitar molestos procesos de validación de identidad, LocalBitcoins.com o Wall of Coins suelen ser alternativas disponibles en gran parte del mundo.

Historia

Artículo que dio origen a Bitcoin.

Bitcoin tiene origen en un artículo (aquí en español) publicado por Satoshi Nakamoto el primero de noviembre de 2008, en una lista de correo de criptografía. Su idea se volvió realidad el 9 de enero de 2009, cuando él publicó en la misma lista de correo el software que la implementaba.

De ahí en más se creó un proyecto de código abierto en el que personas alrededor del mundo colaboraban con Nakamoto, hasta fines de 2010, momento en que este decide dejar la comunidad y nunca más tuvimos noticias de él. Hoy sabemos que el nombre no corresponde a una identidad tradicional, sino que es un seudónimo para la persona o grupo de personas que crearon esta tecnología.

Con el tiempo el proyecto siguió progresando, los bitcoins adquirieron valor y se generó un ecosistema: casas de cambio, monederos, mayor liquidez, tarjetas de débito, y variedad de aplicaciones que hacen uso de ellos. A veces sin que el usuario requiera conocer que se están utilizando bitcoins, en contratos inteligentes, o incluso empleando su tecnología para usos no financieros.

Primer monedero (izquierda). Primer transferencia, vista desde el monedero de Hal Finney (centro). Primer compra de productos (derecha).

Para mayores detalles históricos podemos consultar en History of Bitcoin, Bitcoin Obituaries, Historia del bitcoin (Wikipedia) y Map of coins.

Altcoins

Con el nacimiento de Bitcoin surgieron copias reutilizando su código fuente, pero tiempo más tarde también aparecieron desarrollos originales que buscan innovar o satisfacer necesidades distintas.

Por ejemplo Litecoin (LTC), que fue utilizada para probar funcionalidad que luego sería parte de Bitcoin, o Monero (XMR), que se enfoca en maximizar la privacidad y fungibilidad. Un listado de muchas de ellas y su correspondiente cotización puede obtenerse aquí.

Asimismo, si bien no intentan ser monedas en un sentido tradicional, otros activos digitales disponibles son los denominados ICOs (initial coin offering), y los tokens de “combustible” para plataformas de contratos inteligentes como Ethereum (ETH), Ethereum Classic (ETC), EOS, o Lisk (LSK).

A todas estas alternativas se las suele denominar altcoins, y pueden ser intercambiadas en algunos de los servicios de compraventa de bitcoins ya mencionados, y en otros más especializados como Binance, Bittrex, Poloniex, ShapeShift y Changelly.

Se debe tener especial precaución dado que existen estafas y “letra chica” en varias altcoins, incluso en algunas de las más reconocidas (“preminado”, emisión futura indefinida, manejo centralizado en fundaciones o corporaciones, rollback de transacciones, y diversas maniobras de pump and dump).

Por último, entre tantas opciones, siempre es útil repasar este artículo (y tal vez también este otro).

Comunidad

Muchos de los intercambios y debates online se suceden públicamente en Twitter, pero hay más alternativas de grupos, foros y puntos de encuentro.

En Argentina:

No soy Satoshi, un video podcast con las principales noticias, invitados y debates del tema.

En Iberoamérica:

En el mundo:

Otras guías y tutoriales

Distintos aspectos básicos, técnicos o políticos son explicados con mayor profundidad en otras guías, aquí algunas en español e inglés:

La tecnología cambia constantemente y parte del contenido listado ya no está al día. No obstante, todavía aporta para comprender el tema.

Noticias y novedades

Agradecimientos

A quienes brindan medios informales de compraventa de bitcoins y nos permiten evitar el arcaico e invasivo sistema financiero tradicional.

A la ONG Bitcoin Argentina, EspacioBitcoin y laBITconf por sus eventos y difusión, a Carlos Ricón por CoinMonitor, y a las empresas del rubro, porque muchos de sus servicios son hoy indispensables en nuestro día a día.

A The Code Book y al movimiento libertario. Sin ellos tal vez nunca hubiese notado las implicancias de Bitcoin y me hubiese pasado desapercibido.

A los cypherpunks y a todos los que ponen su granito de arena para que Bitcoin pueda ser libre, abierto y descentralizado.

Y a Satoshi Nakamoto, cuando no. ;)

Última actualización: 7/5/2019.