Diseñador gráfico autodidacta

¿Cómo me convertí en diseñador gráfico sin hacer una carrera universitaria?

En ocasiones me lo pregunto, ya que constantemente la sociedad me dice: “Estudiá. Recibite en una universidad.”.

Lo curioso es jugar con los verbos estudiar vs aprender. Mientras que estudiar puede significar simplemente retener información hasta aprobar un examen, aprender significa entender y aplicar.

Estudiando se puede aprender, es cierto, pero por otra parte también puede simplemente ser un medio para el progreso cuantitativo académico sin darle valor real al conocimiento/aptitudes de un estudiante.

¿Cuántos hemos memorizado un documento solo para aprobar un estándar de certificación?

La validación es necesaria. Se necesita un comprobante mínimo que justifique la posibilidad de una persona de ser apta para realizar “x” tarea.

Pero el valor de las instituciones académicas es puesto en juego en el momento en que no ofrecen formación actualizada para profesiones que evolucionan con tanta prisa como la comunicación (gráfica en este contexto).

Entonces, ¿cómo una persona puede convertirse en diseñador gráfico siendo autodidacta?

Photo by rawpixel.com on Unsplash

Los puntos que considero importantes para la formación:

  • Aprender a aprender: conocer y utilizar estrategias de aprendizaje, para gestionar el conocimiento y aplicarlo.
  • Fijar un rumbo: hay muchas ramas en las cuales uno puedo especializarse. Ya sea branding, motion-graphics, social media, etc…
  • Conseguir contenido de calidad: es fácil aprender a utilizar herramientas de diseño. Lo dificil es saber utilizar adecuadamente colores, tipografías y principios de Gestalt.
  • Practicar: practicar, practicar y practicar. “Afinar el ojo” y conseguir plasmar ideas. Ver trabajos de otros profesionales, imitarlos. Una buena práctica es intentar mejorar diseños reales que no funcionen.
  • Ponerte a prueba: con todas las habilidades adquiridas, tanto físicas como mentales, realiza trabajos aunque no sean para clientes reales. Demuestra qué eres capaz de hacer. Tu porfolio será el que te abrirá las puertas a tu próximo trabajo.
  • Disfrutar: si, un punto importante es disfrutar lo que haces. No te imaginas lo terribles que son los bloqueos mentales. Acuérdate de jugar con tu imaginación. Grandes proyectos surgen de ideas locas.
  • Mantenerte actualizado: No te olvides que las tendencias, tanto gráficas como los medios en los cuales se visualizan, inclusive las herramientas, cambian todo el tiempo. Esfuérzate por entender lo que el mercado de tu cliente está buscando.

De esta manera, a grandes rasgos, intenté simplificar el proceso de formación que he realizado y espero sirva a otros futuros diseñadores.

Más adelante quiero hacer una guía del proceso de formación que he seguido, un tanto más detallada, con herramientas a la mano de todo aquel que quiera seguir este hermoso camino de la autoformación profesional.

Me interesa saber lo que piensas. Y si crees que puedo ayudarte en algún sentido, no dudes en escribirme.

Gracias por leerme.