El amor en tu mirada

Será que alguna vez me voy a enamorar? El amor existe? Algún día el amor tocará las puertas de mí vida? Puedo llegar a tener un sentimiento incondicional hacia otra persona? Qué será que se siente amar de verdad? Con qué puedo comparar el amor?

Sí te has hecho algunas de éstas preguntas a lo largo de tu vida y nunca has podido encontrar respuestas que te satisfagan, te contaré la historia de mi amor.

Durante muchos años pensé, creía y vivía que nunca encontraría las respuestas, en mi adolescencia así cómo la mayoría de los que están leyendo este artículo he pasado por varios enamoramientos pasajeros, pasado esa etapa de mi vida, comprendí que no era amor aquello que llegué a sentir. Dicho esto, pasé el período que me podía enamorar? Ya no voy a saber nunca lo que es el amor?

Por muchos años las preguntas siempre me venían a la mente al ver parejas compartiendo una cena, escuchando sus puntos de vista acerca del futuro, pasar por alguna iglesia y ver parejas recién casados, o simplemente una pareja caminando tomados de las manos.

Me hacía las preguntas pero no me afectaban en lo absoluto, soltero, con buen trabajo y al único que debía rendir cuentas era a mí mismo. Las respuestas no me importaban en lo mínimo (decía), pero por qué me lo preguntaba?

Por circunstancias y casualidades de la vida llegué a conocer a la personita que sin decirlo textualmente, me respondió cada una de esas preguntas.

En el lugar y momento menos esperado llegué a conocerla con un corazón herido y roto pero lleno de sentimientos hermosos que jamás pensé que yo podría experimentar, desde aquella noche sentí la necesidad de protegerla, de ayudarla a sentirse plena, sin siquiera buscando algún beneficio personal, sin saberlo y sin darme cuenta me enamoró.

Nuestra 1ra cita se dio sin que yo lo haya buscado, nos encontramos en conocido local zona villa morra, de aquella noche ella encontró confianza en mí y quería compartirme sólo que la afligía. Durante la amena charla en la que ella me relataba sus últimos meses no podía dejar de pensar en lo lindo que se sentiría un beso suyo, aún así me concentraba en sus palabras e intentaba encontrar las palabras que ella necesitaba. Irónicamente ella le confiaba sus sentimientos a una persona que poco y nada sabía acerca del amor. Sin que uno o el otro lo busque (aunque lo deseaba) llegó cierto momento que nos miramos a los ojos y pude apreciar la mirada más hermosa del mundo, un brillo que por 1ra vez veía en alguien. El amor en tu mirada, aquello que había escuchado por horas, ahora lo veía en sus ojos, llenos de amor, cariño, ternura y una tristeza que opacaba ese brillo que de todas maneras las podía ver. Hipnotizado ante semejante cantidad de sentimientos me acerqué y sólo quise responder con un beso, beso que fui correspondido, un 1er beso eterno, al son de una y otra y otra canción, hasta que nos soltamos, nos miramos nuevamente a los ojos y al escuchar Thinking out loud – Ed Sheeran sólo pude decirle: “Escucha esta canción, te la dedico, cada vez que la escuches quiero que recuerdes este 1er beso”. Tras estas palabras me cuestionaba: qué estoy haciendo? Por qué le dije eso? Pero me sentía tan lindo con lo que hacía que las respuestas a esas preguntas era lo que menos me importaba.

Desde aquel día me he respondido todas aquellas interrogantes que durante mucho tiempo me las hacía, el amor toca las puertas de tu vida en el lugar y momento menos esperado, sólo es cuestión de que decidamos darle entrada al amor a nuestras vidas, he comprendido que el amor siempre estuvo presente en mi vida, el amor es incomparable, el amor es un sentimiento, no una persona, por lo tanto uno mismo es el dueño de la llave del amor, lo difícil es encontrar a aquella persona a quién confiar aquella llave: la llave de tu vida, la llave de tu corazón, la llave de tu amor.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.