Cómo pasan los años…

Que se acaba el año.

Qué poquito le queda.

“Cómo pasan los años”

Frase hecha, pero bien hecha.

Si algo tiene hacerse mayor es que el reloj va más deprisa, las semanas corren, los meses vuelan y la vida parece que se escapa.

Y llega Nochevieja otra vez, y parece que aún no se haya ido la anterior, en una especie de déjà vu cíclico con las uvas de protagonistas.

Y como siempre, o casi, el teléfono inundado de felicitaciones de corta y pega,

de memes con mensaje divertido (¿?),

de frases lapidarias de Paulo Coelho o algún primo suyo de menor fama,

de fotos navideñas con enormes atributos anatómicos de un señor probablemente africano como sorpresa,

de árboles de navidad bajados de Google y reutilizados…

De cartas en papel a WhatsApps habiendo pasado por e-mails automáticos y el recuerdo del dineral que se iba en SMS, que ahora se va en tarifas planas y que te ahorras, con un poco de suerte, con una conexión Wifi. Mira, lo mismo da para aguinaldos.

Si algo tienen estas fiestas es lo impersonal de las felicitaciones.

Del “me acuerdo de ti”, pero no me da para escribirte nada personal, a ti, que me importas, es que no me sale, ya sabes, y te copio algo y quedo bien.

Pues no, ¿sabes?

A mí me gustaba escribir algo original y dedicarlo a la gente que está en mi vida, en mi día a día, a la gente que sigue estando rodeada de eso que se llama lazos de amistad, aunque el lazo ya no apriete o esté casi suelto, intentando que no se rompan al menos.

Hasta eso se ha vuelto ya impersonal. Frío.

Prefiero volver al abrazo. Al saludo y apretón de manos. A los dos besos.

A la llamada si la distancia impide aquellos.

Digo yo que si vas a desear buenaventura, suerte, felicidad, amor, dinero, salud o cualquiera de las bendiciones que se te ocurran, al menos que sea algo personal.

O yo qué sé, si no tengo ni idea.

Pues eso, que feliz año, no.

Feliz resto de tu vida.

Un abrazo.

Y dos besos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated No tengo ni idea.’s story.