Carta abierta a la alcaldesa de Castellon

Amparo, soy conciudadano tuyo, aunque resido en el otro lado de la calle, yo estoy donde los contribuyentes y tú donde los contribuidos.

Y soy propietario de una nave industrial en Castellón que durante años he alquilado a terceros. Hace 4 años que no tengo inquilinos, la crisis de la que en buena parte sois responsables los políticos, ha llevado a esto. Y no volveré a tener inquilinos, gracias a vosotros, que habéis dejado obsoletas mis naves con vuestras normas absurdas la mayor parte de las veces. Para adecuarlas a la normativa actual tendría que invertir una cifra que nunca podría amortizar, y tal como están no pueden tener licencia de actividad.

Dicho en corto, mi nave industrial es pura realidad virtual, y solo sirve para que ese in-digno ayuntamiento que presides me siga cobrando impuestos.

La palabra “impuesto” implica tantas cosas buenas, como contribución al bien común, sentimiento de solidaridad, pago contributivo por uso de la cosa común, … todo suena muy bien, pero en este caso no hablamos de impuesto razonable, solo merece calificarse de latrocinio puro y duro. Lo vuestro no es afán recaudatorio, ya estáis en lo que yo llamaría “ansia por esquilmar”. Os vais a quedar con todo, es lo que buscáis, y te lo explico en detalle.

Habéis asignado a mi nave (virtual, si no existiera sería lo mismo) un valor catastral de 6.140.557€. Ya de entrada te digo que si me pagas la mitad de ese valor te la llevas puesta. Es absolutamente irreal y no tiene nada que ver con el mercado.

En el año 2015 me cobrasteis 18.676€ de IBI, en el año 2016 fueron 19.584€, un incremento del 4,86%, y en el 2017 me habéis pedido 22.972€, el 17,30% de aumento. Ahora, dime que esto no es robo. ¿No tenéis vergüenza?

Sois como los que llamaban bandidos generosos, solo que ellos repartían entre los pobres y vosotros os lo quedáis. No he participado en ninguna votación, de ningún tipo, desde 1984, y no lo pienso hacer hasta que viva en una democracia, votar en este país es como sentarse a una mesa de póker sabiendo que alguien ha marcado las cartas. Sobre vuestra honradez no tengo dudas, carecéis de ella, si hubiera un solo político honrado todos sabríamos su nombre porque denunciaría al resto de vuestra tribu.

Y no te preguntes si pertenezco a ningún partido de la oposición, nunca tuve otra afiliación que la democracia.

Ahí lo tienes bonita, te lo puedo decir más alto pero no más claro, y recuerda que esto no lo digo yo, miles de ciudadanos en esta ciudad, y millones en este país, piensan lo mismo.

Fernando Sanchis

Like what you read? Give fsanchis a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.