Desde La Pirinola

Ahí vienen los Apaches!!!

“Ahí vienen los Apaches”, fue un grito que aterrorizo a los residentes de Granados, durante los primeros 70 años de la vida del pueblo…. Con relativa frecuencia, las distintas bandas de indios saqueaban lo que entonces era un incipiente caserío y algunas veces sus residentes repelían las agresiones con enfrentamientos que dejaban victimas en ambos bandos.

La fundación de Granados en 1823, se da dentro (al sur) de territorio apache y coincide con la época del nacimiento del México independiente, cuando se desmantela el sistema de presidios creado por la Corona Española con guarniciones de soldados, que había ayudado a mantener a raya a los Apaches durante muchos años.

A raíz de ello, las incursiones de los apaches se reactivan a partir de 1830, con cuando menos dos campañas grandes cada año para robar ganado y otros víveres. El pillaje indígena alcanzó tal grado que se abandonaron muchos poblados en Chihuahua y Sonora.

El robo de víveres pasa a ser parte del sistema de sobrevivencia apache incluyendo de vez en cuando el rapto de niños y jóvenes de ambos sexos, para dar variedad a la sangre de la tribu.

Desafortunadamente, las múltiples incursiones apaches están escasamente documentadas. Han sido muy pocos los historiadores que se han ocupado de investigarlas y la gran mayoría de estas se han perdido en la bruma del tiempo, sobreviviendo unas cuantas en la memoria popular pero mezcladas con leyendas y mitos.

El mayor ataque apache a Granados, registrado en los textos de historia, ocurrió en junio de 1853.

Entre el 10 y 31 de Junio de 1853, dos partidas chokonen, uno de los grupos mas belicosos de los apache chiricahuas incursionan por separado a Sonora arrasando todo en su camino. Uno de los grupos se dedica a saquear los pueblos a lo largo del Rio Sonora. La otra, encabezada por los lideres Carro, Casimiro y Yaque ataca las poblaciones del Rio Bavispe.

En su biografía sobre el jefe chiricahua “Cochise”, el historiador estadunidense Edwin R. Sweeney narra:

“Una mañana de junio, 40 residentes de Granados dejaron sus casas para trabajar en las milpas. Los chiricahuas los estaban esperando y se abalanzaron sobre ellos desde todos lados, matando a nueve (cinco hombres y cuatro niños) y capturando a una mujer y a dos menores”.

La banda siguió luego a Tepache, donde robaron mulas y bueyes y continuaron aterrorizando a los pueblos durante las siguientes tres semanas. Los dos grupos de chiricahuas se juntaron luego en Tecoripa y emprendieron su regreso hacia Arizona. La azolada apache de junio de 1853 dejo unas 150 muertos en Sonora.

Antes de este ataque, ya habían ocurrido otros en Granados. La primera azolada de la que se tiene registro ocurrió alrededor de octubre de 1844. El texto histórico señala que:

“Una partida de apaches dio muerte a un arriero llevándose cautivo a otro junto con las mulas de algunos vecinos de Granados, quienes acudieron al pueblo de Oputo [Sonora] a pedir auxilio. Siguieron el rastro de los atacantes hasta el Puerto de Maroni y allí fueron sorprendidos por los apaches que dieron muerte a siete de los mexicanos. Luego los apaches se lanzaron contra Oputo y mataron a dos hombres y sus familias, llevándose dos cautivos. Después asaltaron el paraje de Guepari apropiándose de más de 20 mulas y cierta cantidad de prendas de vestir.

“En octubre, la banda chokonen de Yrigoyen incursiona a lo largo del río Bavispe, atacando Bavispe, Huasabas, Granados, Oputo y Moctezuma ([todos en Sonora]. En un largo informe fechado el 3 de octubre de 1844, el comandante de Fronteras [Sonora] coronel Antonio Narbona verificó que los apaches acampados en el vecindario de Janos incursionaban constantemente por el estado de Sonora, yendo a Fronteras a vender su botín.

Existe también registro de un ataque ocurrido en 1852, un año antes de la matanza de los nueve granadeños.

“El 25 de agosto, (1852) el prefecto de Moctezuma (Sonora) informa de las incursiones de apaches en el pequeño pueblo de Granados (?).

Otro ataque del que se tiene registro ocurre en 1874.

“El 9 de junio, un grupo de apaches persigue a un recolector de pitahayas en Granados (Sonora). Por unos correos que pasan por Guásabas se sabe en Granados la muerte de un recolector, llamado Moreno, y dos compañeros suyos. Salen en su persecución 12 guardias que les siguen hasta Cucubabi (Sonora) donde unos 15 apaches se dispersan por varios puntos”.

Estos son solo unos cuantos de los ataques de los apaches a Granados, la mayoría de los cuales no han sido documentados. Una buena parte de las incursionas no causaron victimas, pero si daños a las propiedades, principalmente en el robo de ganado.

No existe ningún registro histórico que documente la presencia de Gerónimo, el mas famoso jefe Apache, en Granados. Aunque si se tiene documentado que paso por Huasabas rumbo al sur huyendo de la persecución del ejercito estadunidense.

Esto da pie en 1886 a un episodio al sur de Granados que por poco provoca una guerra entre México y Estados Unidos, al morir en un enfrentamiento “accidental” con mexicanos el capitán del ejercito estadunidense Emmet Crawford, que había ingresado a Sonora al mando de una partida de soldados e indios en persecución de Gerónimo.

Los gobiernos de México y Estados Unidos investigan el incidente y una decena de granadeños rinden su testimonio, todo lo cual queda recabado en documentos diplomáticos de ambos países. Por ello, el asunto Crawford, da pie a otro articulo, que podría llamarse “De Granados, al Cementerio Nacional de Arlington”.


Originally published at desdelapirinola.tumblr.com.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.