El puzle de Anquela

La llegada de Anquela al Oviedo despertó mucha ilusión entre la afición. Era el que todos preferían. Su hoja de servicios estaba repleta de equipos con carácter, con gusto por la presión y vocación ofensiva. Perro viejo en la categoría, puso en lo más alto al Huesca y consiguió que los socios del Madrid supiesen donde quedaba Alcorcón.

Así que el oviedista se ilusionó con el proyecto. Hoy diez jornadas después, y tras la derrota de Granada, se sigue creyendo en el entrenador, pero hay algunas cuestiones que quedan sin resolver en la cabeza del aficionado. El puzle no termina de encajar.

foto: Julián Rus

Mossa

El ex del Nástic es un lateral izquierdo moderno, de los que no tienen miedo a tener mucho espacio por delante, le gusta llegar a línea de fondo y pone muy buenos centros. Todos en el Tartiere sueñan con un centro de Mossa y gol de Toché. Pero el míster prefiere a Christian, un lateral más clásico y defensivo, que tal vez le ofrezca a Anquela un poco más de seguridad. Mossa está haciendo mucho para ser titular en el Oviedo, pero el 3 sigue siendo de Christian. Solo fue titular en Gijón donde lo hizo por delante de Christian y en el Tartiere ante el Tenerife donde suplió la sanción del cántabro.

En este aspecto el manual de todo entrenador es el de sacar lo mejor de cada jugador y sumarlo al colectivo y podría ser una opción de que ambos entren en el 11. Un sistema con tres centrales podría favorecer las cualidades de ambos, pero hasta ahora, no es algo que el jienense haya utilizado de inicio. Los tres centrales es un sistema que utiliza para buscar un empate o remontada heroica. También puede ser que todas las suplencias sean una llamada de atención, un intento por hacer pasar por el aro al valenciano, que seguro ya sabe que para ser titular en el lateral de un equipo de Anquela, lo primero es defender bien.

Juan Carlos

Otra decisión controvertida. El ex de Villareal y Albacete no convence. Brillante en el 1x1, su principal virtud, suspende cuando tiene que gobernar el área en los centros laterales. Es el portero que dudaba demasiado.

En este caso, tras 10 jornadas, Alfonso sigue siendo el portero reserva.

El casting en la banda derecha

Entre la plaga de lesiones y las limitaciones a la hora de confeccionar la plantilla, la lesión de Fabbrini trastocó demasiado el plan de Anquela. Aarón, que venía para ocupar la banda derecha se fue al medio, por detrás de Toche y dejó una herida abierta en la dercha. Nadie ha sabido hasta ahora taponar la hemorragia. Y no es por jugadores: Pucko, Owusu, Yeboah han jugado ahí y lo mejor en esa zona ha sido el partido y medio de Diegui y 15 minutos de Viti (una pena su lesión).

Los últimos dos partidos (Tenerife y Granada) Anquela ha optado por cambiar el dibujo y devolver a Aarón a la banda en un 4–3–2–1. Tal vez ese cambio es una respuesta a que no aparece nadie con jerarquía suficiente para ser el dueño del costado derecho.

Estas parecen ser las principales críticas que se le hacen a Anquela, aunque hay que recordar y salir en la defensa del jienense: ha sobrevivido a una plaga de lesiones de jugadores llamados a marcar la diferencia y ha sido capaz de manejar cambios en el sistema para dar un poco más de empaque al equipo. Sigue intacta la confianza en el de Linares. Parece que la llegada tanto de Mariga como de Diegui le da al míster varias opciones para el partido de mañana. No solo en los hombres sino en el dibujo. Puede volver a 4–2–3–1 con Diegui en la dercha o puede seguir la línea del trivote de los últimos dos encuentros introduciendo a Mariga junto a Folch y a Rocha y retrasando a Forlín al centro de la defensa. No parará hasta completar el puzle.

Like what you read? Give Marlon a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.