Por qué no me gusta Joy Division

Joy Division es una banda importante, eso no lo dejo en duda, pero de ahí a que sea un gran banda existe un gran debate. En lo personal (EN LO PERSONAL, NO TE OFENDAS SI TRAES LA PLAYERA DE LAS LINEAS PUESTA), se me hace una banda plana, que no tiene highlights, yo no encuentro partes clímax en sus canciones. Y triste. No tengo problema con que esté triste, a mi me gusta estar triste porque sadboyyqué. Pero no es suficiente la tristeza para atrapar los odios de un escucha exigente (ayaja), bueno, mínimo para mi no.

Probablemente algunos me refuten este texto diciendo que esta banda es piedra angular de la música alternativa y demás argumentos de fan ofendido. Y seguramente tengan razón. O no. El suicidio de Ian Curtis provocó una ruptura en la banda y los demás integrantes decidieron hacer música por su cuenta: New Order.

New Order es una banda que sí considero importante ( o sea Joy Division también pero por razones completamente distintas), la influencia obtenida por la escena post punk encausada hacia otras vertientes y sonidos hizo que esta banda se reinventara y sonara completamente distinto a cuando Ian seguía vivo. El que diga que no ha bailado Blue Monday en el Patrick Miller está mintiendo (he bailado canciones de los Backstreet Boys en PM so no homo y no importa).

Curiosamente, Joy Division es más importante en México que en Manchester , la cuidad que los vio crecer. Caso similar al de The Beatles (los tkm mucho) en esta república federal. Esto habla de que probablemente no sean tan buenos como lo pensamos en este país. Bueno, en realidad solo son palabras al aire y pensamientos que he querido compartir con alguien desde hace mucho tiempo: por más que lo intenté Joy Division no me pasa.

A lo mejor no soy lo suficientemente punk o aburrido o poetico; porque se me olvidaba que Curtis escribía poesía. Por esa parte lo respeto, escribir poesía requiere agallas.

Ya para terminar, solo contamos con dos producciones de esta banda. No tuvimos la fortuna de verla madurar. A lo mejor cambiaba su sonido y su perspectiva de la industria musical. La historia pudo haber sido distinta, pero mientras tanto nos quedamos con lo bueno (las playeras no cuentan) que surgió después de su muerte(porque la muerte no es nada chida a los veintitantos): New Order.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.