Las tipografías caligráficas, al igual que las tipografías gestuales se inspiran en la escritura hecha a mano. Su ejecución ostenta una marcada utilización de la pluma recortada como elemento escriptor. El carácter caligráfico se encuentra acentuado por la existencia de empalmes, remates y florituras.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.