Nuestro Futuro Profesional

Mientras alguien se apura retrasado para llegar al trabajo y son las 8:12am, otra persona recién toma una ducha (ojalá sea escuchando Caribou) porque el dueño de la empresa en la que trabaja es result oriented y cree en el horario flexible.

Trabajar en casa se vuelve aún más difícil que esto si tienes un gato.

Al mismo tiempo en cuanto eso pueda calificarse como ambiente de trabajo “moderno”, otro individuo ni siquiera tiene que salir de su apartamento para trabajar; y más avanzado aún, mientras ése tipo disfruta de todo el beneficio y responsabilidad de Work-From-Home, un programmer visionario en California despierta de un sueño en el que quiere crear una versión virtual de todos nosotros que nos reemplace.

Me hace recordar de pequeño cómo mi madre hablaba de establecer un restaurante con sus platos experimentales, decía en especial que “la comida es algo que siempre hará falta”, buscando autoconfirmar que hay demanda para iniciar el emprendimiento.

Así es como hoy me percato que tengo mi propio restaurante, sólo que en vez de una deliciosa feijoada, en mi menú tengo carreras profesionales . Me he convertido en un buscador de talento y al igual que la comida, trabajo es algo que siempre necesitaremos ¿verdad? No, o al menos no siempre como los trabajos que tenemos hoy en día.

Más aún cuando el 70% de los bebés que nacerán a partir de esta generación trabajarán en posiciones que aún no existen.

Estos bebés quizás trabajen en roles como Arquitecto de Realidad Virtual, Arqueólogo Digital, Consejero de Relaciones Virtuales, Antropólogo Intercultural o Personal Brand Manager de nuestros hijos.

Son trabajos que de alguna forma ya pueden existir (fusiones de carreras). Las industrias, en especial la de innovación, están hambrientas por gente feliz con talento y versatilidad. Y ahí es donde todos nosotros brillamos, nadie sabe adaptarse más al cambio que nosotros, en esta era digital nos sucede que apenas nos percatamos cuando los cambios suceden.

El jefe es la razón número uno por la cual la gente deja sus empleos.

Está comprobado que la gente sin trabajo es hasta más feliz que la gente que tiene un mal trabajo. Eso no determina que la satisfacción laboral se trata sólo sobre el trabajo en sí, se trata también de que tú mismo seas una persona más alegre y responsable con tus propias emociones.

Resulta que disfrutar de nuestros puestos de trabajo tiene mucho que ver con la cantidad de control que sentimos que tenemos, un trabajo donde podemos aplicar y ampliar nuestras “fortalezas exclusivas”, donde sabemos que estamos trabajando en lo que somos buenos.

Todo esto sólo quiere decir una cosa, hoy más que nunca es hora de aterrizar tu candidatura en ese trabajo para el cual naciste, y si es que el rol aún no existe, bueno vas a tener que ganarle al 70% de bebés que vienen. O mejor aún puedes cocinar esa idea que soñaste anoche, sí esa misma que acabas de recordar. Si hasta las Crocs han sido un éxito, tú también puedes serlo. Ahora más que nunca, el futuro está presente y también tenemos que estarlo nosotros, desde luego (y fuertemente) los tiempos seguirán cambiando.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Filipe Valeirão’s story.