Ideas en código

Mi primer encuentro con la programación fue a través de mis amigos, y hoy, socios, Mariana y Herman. Hasta entonces, había dedicado mis estudios, trabajos y vida en general a todo lo contrario de la programación (o así lo pensaba en ese momento). Estudié psicología, sociología y administración pública, mis trabajos eran siempre en el área de desarrollo social, y mis intereses se enfocaban en viajar y en el arte. Mi conocimiento sobre la programación, por ende, era completamente nulo. Al escuchar la palabra, en mi mente siempre venía la idea de un joven americano, hombre, geek, en frente a una computadora codeando durante horas en un cuarto oscuro.

Bueno, estaba muy equivocada.

Cuando al regresar a Perú después de completar nuestra maestría en Nueva York, Mariana me empezó a escribir con historias de los problemas de talento y la brecha de género en el sector de la tecnología, empecé a ver la programación con otros ojos. El sector no encuentra el talento que necesita? Hay una brecha de género? No requieren título? Ahora sí estábamos hablando mi idioma. Fue ahí que empecé a enamorarme del poder de la programación.

¿Qué significa programar para mí?

La programación es, sin duda, de las herramientas mas poderosas que he descubierto en mi vida. Yo no conozco ningún otro oficio, ninguna otra actividad, que sea tan transformador. Hoy en día, una persona con muy poca o ninguna experiencia previa manejando una computadora, puede aprender, en horas, a escribir unas líneas de código y hacer con que la computadora haga exactamente lo que ella quiere que haga. En Laboratoria, es impresionante el impacto de esa experiencia en la vida de nuestras alumnas. He visto de cerca lo que ocurre la primera vez que ellas corren su primer código. Se motivan a ser creativas y usar su imaginación para crear algo nuevo. Ven como una realidad la posibilidad de trabajar como programadoras en una empresa de tecnología en un plazo no tan lejano. Empiezan a sentir que ellas son capaces de enfrentar, y superar, cualquier obstáculo que se les presenta, dentro o fuera de una computadora. La programación se vuelve simplemente la pieza que faltaba para que puedan realizar su potencial y conquistar sus ambiciones.

¿Porqué es importante programar?

Saber programar viene con una serie de beneficios, algunos de los que ya mencioné. Invita a la creatividad y la imaginación, genera un sentimiento de querer aprender más, enseña a pensar, a resolver problemas de manera eficiente, y hace con que uno sienta que tiene superpoderes (le enseñaste algo a una computadora?! what?!).

Como si todo eso no fuera suficiente, la programación es además, el lenguaje del futuro. Y los que no sepan programar, tendrán menos oportunidades. Con la relevancia de la tecnología hoy en todos los aspectos de nuestras vidas, la industria está creciendo demasiado rápido. Se estima que en los próximos cinco años se va a requerir más de 1,000,000 de programadores solo en Estados Unidos, y solo 400,000 personas capaces de suplir esa demanda. Se imaginan las puertas que se abrirán para los que sepan programar?

También es importante saber programar porqué muchas de las soluciones a diferentes problemáticas sociales hoy en día se están dando a través del uso de la tecnología. La baja calidad de los servicios de transporte público por ejemplo (piensa Uber), o la falta de crédito disponible para pequeños emprendedores (piensa Kiva), el alto costo de viajar (piensa Airbnb), o la falta de acceso a servicios de salud pública en muchos lugares remotos (piensa ThinkMD), entre otros. Saber programar permite que una persona pueda proponer una solución a una problemática social desarrollando una solución tecnológica, que con apretar un botón, puede estar en las manos de cientos de millones de personas en todo el mundo. Eso es demasiado poderoso.

¿Qué te gustaría programar?

Me gustaría aprender a programar para poder desarrollar, junto con el equipo, parte de las plataformas de identificación de talento en Laboratoria. Y con eso, contribuir para que podamos mejorar, cada vez más, nuestra capacidad de identificar talento y de medir potencial.