Sería bueno


Hoy está para dejar un par de his­to­rias tir­i­tar en la vereda, que se con­vier­tan en meros fan­tas­mas. Áni­mas que de tan trans­par­entes, ni miedo provo­quen. Hoy sería bueno soltar las cosas, todas las cosas, que se hagan río con las calles. Los libros, las cucha­ras, los cuadros con paisajes nevados.

Soltar el humo de un cig­a­rro entre ven­davales pequeños de alguna boca pin­tada. Soltar los telé­fonos, que se despren­dan los números al chocar con­tra las bal­dozas, y el agua los inunde, los reor­dene. Que el agua me escriba una agenda de nuevas vidas. Hoy sería bueno desan­dar los días, soltar el ancla y mover los cuer­pos hasta encon­trarse con la exacta bifur­cación que nos colocó acá, entre tanta luz blanca y tanto vidrio salpic­ado. Hoy me recu­pero de mañana, que la incer­tidum­bre de la hoja que viene no se con­vierta en guil­lotina, en pez espada o en soledad al por­ta­dor. Hoy me recu­pero de los invier­nos atrav­es­a­dos, de los cajones y las bufan­das. Hoy no pre­ciso lle­gar a ningún sitio, que me pon­gan media falta, hoy estoy ausente con aviso.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Gabo Caruana’s story.