Habíamos comprado una pecera. Nos gustaba soltar objetos para verlos descender de bruces hasta el fondo. Tijeras. Anillos. Botones de pantalón. Narices de payaso. Los cuales se quedaban tan quietos que nos hacían dudar si no habían estado ahí desde el principio.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.