Los mercados y la falta de leña

Un pequeño cuento de como funcionan los mercados:

Tiempo atrás, en una pequeña reserva de nativos americanos en los Estados Unidos, el anciano brujo decidió pasarle la posta a su sucesor para que éste continuara con su principal tarea: predecir cuán frío sería el siguiente invierno y así saber cuánta leña habría que acumular.
Temeroso de fallar en su pronóstico, el nuevo brujo tomó dos decisiones: aumentar el ritmo de la tala de árboles -por las dudas- y viajar al pueblo más cercano para consultar al servicio meteorológico.
Allí le dijeron que el siguiente invierno sería muy frío. Y agregaron: “En realidad no tenemos idea de que irá a suceder, pero las imágenes satelitales muestran que los indios no paran de cortar leña”.

Los mercados funcionan bastante bien administrando riesgos que “pueden medir” pero terminan sobre-reaccionando ante la incertidumbre. Esto aplica a Brexit, Trump y demás cisnes negros pasados, actuales y futuros.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.