Decreto que eso de decretar es una idiotez

“Decreto que eso de decretar es una idiotez”, escribí un día en mi cuenta de Twitter, medio harto de ver que varios amigos y conocidos creen que basta con decir algo con cierto convencimiento para que se cumpla.

Es como una epidemia. No sé quién empezó con esa mafufada de que “si decretas algo con mucha convicción, el poder de la palabra hará produzcas o consigas lo que deseas”. “El universo conspira para que alcances tus deseos”, o algo así dicen los fans de Paulo Coelho (escritor que por cierto, me cae muy gordo), el caso es que de un tiempo acá esa filosofía ha sido adoptada por muchos conocidos, y peor aún, juran y perjuran que funciona.

No lo niego. En algunas ocasiones llegué a creer que eso de decretar quizá sí funcionaba. Un par de mañanas me sorprendí “decretando” con toda mi ilusión y fe, seguro de que ese teatrito realmente serviría. Pero nada, estar como merolico por las mañanas equivalía a una pérdida de tiempo pues mi vida seguía igual. Así concluí que: o decreto muy feo o de plano le caigo gordo al Dios de los decretadores.

Empecé a guardarle resentimiento a la decretadera. Al mismo tiempo, le puse más atención a mis amigos y conocidos decretadores: su vida seguía igual y todo eso que decretaban casi nunca pasaba. Esto no implicaba que dejaran de hacer la ridiculez de diario decir, pensar y hasta escribir en sus redes sociales tonterías como:

“Decreto que esta semana me irá muy bien”

“Decreto que esta tarde será una de las más felices de mi vida”

“Decreto que ese trabajo será para mi”

Oigan… ¡no manchen! Si eso del decreto funcionara todos estarían sanos, enamorados, con un buen trabajo y sin problema alguno. Y pues no. O a ver, les pongo otro ejemplo: Hitler. Él ponía su fe en demostrar que la raza aria era superior, lo creía con todo su corazón y en cada discurso reafirmaba sus creencias con todo el poder que su privilegiada oratoria le daba.

¿Y cómo terminó? Derrotado, muerto, repudiado por generaciones, y mencionado en el post de un blog chafón como éste.

¿Por qué Dios, el destino, la madre naturaleza y el universo tendría que cumplir nuestros caprichos?. ¡Pues qué nos andamos creyendo! Según yo lo mejor es enfrentar la vida cómo viene y buscar la mejor manera de salir adelante. Al menos eso suena más lógico que andar de pedinche.

En conclusión, decretar no le funciona a los buenos, no le funciona a los malos y en general no le funciona a nadie. Tampoco al que inventó esa tontería. Si ustedes se sienten felices con todo este numerito sin fundamentos, les tengo una pregunta. ¿Y si decreto que eso de decretar es una idiotez? Sí decretar es real, entonces mis palabras harán real eso de que “decretar es una idiotez” ¿no?, con lo que de paso la razón recaería sobre mí. Pues entonces decreto aquí y ahora que eso de decretar es una tontería, que no sirve ni servirá nunca, que cuando alguien lo hace el Niño Dios llora y la virgencita también. Y además, por su culpa se están extinguiendo los ositos panda.

Listo. Está decretado.


Publicado originalmente en gabrielrevelo.blogspot.mx en julio del 2013.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Gabriel Revelo’s story.