Ismael Olea y la “movida” de HackLab Almería

Ismael Olea presenta HackLab Almería en CubaConf 2017

Ismael Olea sólo cree en la #GenteQueHaceCosas. Para él, “existe una minoría. Una minoría de la minoría. Por ejemplo, en España, son de una minoría aquellos que hacen participación ciudadana, los que practican solidaridad.”Al final, todo es cuestión de encontrar dónde está tu minoría.

Sin embargo, asegura que “hace falta llegar a vincular una masa crítica, donde la productividad del grupo sea mayor que la productividad individual”. De seguro, ese ha sido todo el punto de crear HackLab Almería.

HackLab Almería no es un espacio para compartir conocimientos sobre tecnología, @olea me corrigió durante la entrevista. Es un lugar para el estímulo, para la motivación, para fomentar un “ocio creativo” entre la gente. Y también para la ayuda. Para saber dónde encontrar alguien con quien citarte en un bar y te guíe fuera de ese problema que impide el avance de tu proyecto.

En su presentación del keynote inaugural en la Conferencia Cubana de Tecnologías Libres Cubaconf 2017, Olea escribió: “En un mundo conectado, el valor diferencial está en el canal de comunicación presencial”. HackLab Almería usa las redes sociales, plataformas como Discourse, y grupos en Telegram para crear una comunidad de intereses afines y compartir en ella un calendario de actividades presenciales.

Ese tipo de grupos, me recuerda, existen de toda la vida, no sólo a partir de la proliferación de Internet y las tecnologías que tan fácil hacen el proceso actualmente.

De hecho, no es cuestión de tener la tecnología. “No estamos demasiado educados en ser constructivos, en ser creativos. Apple se hizo famosa porque ofrecía una herramienta creativa, sin embargo sus productos se usan como herramientas de consumo de medios digitales, aunque también sirvan para producirlo. Incluso su mercadotecnia está enfocada al consumo. Lo cual es una pena, porque Steve Jobs hablaba de la computadora como la bicicleta de la mente. La bicicleta se supone q es la maquina más eficiente del mundo, porque con menos esfuerzo, llegas más lejos.”

Entonces, ¿qué necesita aquel que se interesa en montar bicicleta? El líder carismático de HackLab Almería (como se le nombró en algún escenario del Cubaconf que no puedo recordar) considera esencial la capacidad de autoaprendizaje, sin embargo piensa que no todo se puede hacer solo.

Para Olea, la construcción colectiva de las ideas no es un ideal, es la realidad innegable. “Las ideas nuevas no existen. Las ideas nuevas son una remezcla, una variante de ideas previas: o bien la evolución de una misma o bien la hibridación de otras dos. Por eso, HackLab Almería no se trata de difundir, si no de estimular a las personas para que ellas crezcan, autoaprendan y lleguen hasta donde quieran, con esa octogonalidad que te da lo presencial, que no renuncia a lo remoto.”

Fanático al proyecto GNOME (y no lo sé sólo porque haya usado un pullover temático el primer día de la Conferencia), divertido orador y usuario consciente del poder que tiene la foto de un gato en redes sociales, Ismael Olea no es sólo un friki de la minoría. De hecho, venido al caso, también puede ser muy crítico con ese grupo al que pertenece.

Una cosa en la que yo creo que fallamos estrepitosamente, por lo menos en informática y tecnología, es en el contacto social de la profesión. Mucha gente la gente desarrolla una solución tecnológica para entretenerse y ya está, cuando el ingeniero debe asegurarse de producir para que el fruto de su trabajo pueda ser usado por la gente.”