La dictadura de los 50…

Para el año 1950 Venezuela era un país que se asemejaba a un lienzo en limpio, lo que quiere decir que era una tierra casi completa por descubrir, con mucho potencial. Para ese entonces “La Junta de Gobierno Militar” presidida por Carlos Delgado Chalbaud era la que lideraba el país.

En el noviembre de ese mismo año se corre el rumor y se lee en todas las prensas del país la preocupante noticia, Carlos Delgado Chalbaud había sido asesinado. El pueblo venezolano quedó en una gran incertidumbre muy parecida a la que actualmente posee el pueblo venezolano, nadie decía nada pero todos se preguntaban cuál sería el paso siguiente.

La ambición política era tan grande en ese momento que ese grupo de militares y civiles se negaban a perder el poder, luego del asesinato de Delgado Chalbaud toma la presidencia German Suárez Flamerish, cambiando el nombre a “Junta de Gobierno”. Dos años después el 2 de Diciembre 1952, Pérez Jiménez anuncia que la junta de gobierno renuncia, quedando él cómo el presidente provisional del país.

Actualmente Venezuela se encuentra en una situación un poco similar a la que sufrió en los años 50 por ende algunos se preguntaran, como es posible el desarrollo de un país que se encontraba en aquella situación dictatorial.

En esa época Venezuela era un terreno totalmente libre por descubrir y con muchas ganas de seguir creciendo, la producción del petróleo había aumentado bárbaramente y la llegada de extranjeros mediante aquella política de inmigración que existía también ayudo con el desarrollo del país.

Venezuela reconoce actualmente que fue el momento donde la explotaron y que para esa época el gobierno de Pérez Jiménez realizó grandes obras que hoy en día son esenciales, como la autopista Caracas-La Guaira, autopista regional del centro Valencia-Caracas, la autopista Francisco Fajardo, El aula magna — UCV, las Torres del Silencio- Caracas, Teleférico de Mérida, Teleférico de Caracas, Hotel Humboldt, el paseo de los próceres, entre otros proyectos que quedaron.

La celebración de las fechas patrias, fue algo que inculco Pérez Jiménez en la cultura Venezolana en ese entonces con aquellos grandes actos que hasta hoy algunos se siguen celebrando y recordando del mismo modo.

El país tuvo momentos de inseguridad y miedo, las personas no se atrevían a comentar nada porque simplemente se aceptaba lo que ocurría, había mucha represión política; durante el período presidencial de Marcos Pérez Jiménez concurría mucho la censura y total control de la prensa y la radio, también concurría la represión, la cual abolía las opiniones que estuvieran en contra del gobierno, había muchos presos y exiliados políticos.

Aunque hoy en día se reconoce como una época muy significativa al momento de hablar sobre el desarrollo del país este documental deja un gran mar de enseñanzas, considero que a pesar del progreso económico y estructural que hubo no se compensa las carencias de la libertad de expresión que le faltaba en el país, en aquel entonces, era bastante grave y siempre lo seguirá siendo porque es un derecho y no debería ser prohibido, no se justifican los asesinatos que ocurrieron ni la censura de lo que se podía comentar en la radio, prensa e inclusive en la televisión cuando aparece.

Esta situación fue cansando poco a poco a toda la población Venezolana, de hecho produjo una rebelión militar hasta que llegó el momento, luego de tanta presión en que pudieron salir de aquello que ocurría. La dictadura de Pérez Jiménez fue eficiente y típica para nuestro país que hasta hoy ha demostrado ser más participe de gobiernos militares que de civiles, interrogativa que aún me hago pero que estoy por descubrir.

Una de las cosas que deja claro este documental, es la ambición del poder. Por eso es que dice un dicho, “nada en exceso es bueno”.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated gabriela fernandez’s story.