Acerca de la extensión de los posts en Facebook

julian gallo
Apr 25, 2014 · 4 min read

“La cultura de masas presupone el fracaso de todo intento de hacer de uno alguien interesante, lo que significa hacerse mejor que los otros”
Peter Sloterdijk

Abundan los trabajos estadísticos que analizan el comportamiento cuantitativo de las audiencias en Facebook y otras redes en función de cómo responden a la extensión de los posts. También, traen una luz nueva sobre los efectos del uso en los títulos de determinados adverbios, verbos, adjetivos y sustantivos, o de otras variables medibles. Ver: The proven ideal length of every tweet Facebook post and headline online. Estos estudios tratan de estabilizar con números la incertidumbre que producen las palabras y buscan encontrar en la periodicidad de sus hallazgos reglas para comprender mejor porqué algunos contenidos textuales son más exitosos que otros.

Hay informes, por ejemplo, que se dedican a analizar cuál es el vocabulario estadísticamente más eficaz para producir participación, entendiendo por eficaz los efectos medibles sobre la audiencia. El listado es divertido. Según los números, un post de una extensión ideal en Facebook tendría que tener no más de cuarenta caracteres, más largos o más cortos empezarían a perder efectividad. Otras observaciones creen detectar que los números escritos en dígitos son mejores que los escritos en palabras. Por ejemplo, decir “Los 10 mandamientos” sería mejor que decir “Los diez mandamientos”. La abundancia es mejor que la escasez, decir “Las 20 cosas que no deberías dejar de saber…” sería mejor que decir “Las 5 cosas que no deberías dejar de saber…”. Los contenidos negativos producirían más resultados que los contenidos positivos. Etc.

Sobre la brevedad

Estos interesantes estudios cuantitativos nos dan una oportunidad para pensar en algunas de las razones por las cuales emergen esos datos. Una de ellas, la evidente brevedad de la mayoría de los mensajes en Facebook, podría responder a la peculiar configuración de la audiencia a la que se dirigen la mayoría de los posts y tweets.

A diferencia de otros textos públicos y semipúblicos, los posts suelen ir dirigidos a una audiencia reducida de personas que comparten una gran cantidad de conocimiento común. La situación es propicia para omitir contextos de información que serían requeridos en otra situación. Cuando la tía “Cuqui” simplemente publica “Más fotitos del domingo”(23 caracteres) todos sus parientes y su red de 60 a 100 personas saben perfectamente de qué está hablando. Cuando un fanático de Breaking Bad publica un post con la foto de la cubierta del libro “Hojas de Hierba” de Walt Whitman, con el título: “Whitman delatará a Walt”, todos sus amigos entienden lo que dice, incluso algunos que vienen atrasados se podrían quejar del “spoiler”.

Entonces, la brevedad de los posts exitosos en Facebook tal vez no esté expresando la preferencia por lo escueto, sino una consistente capacidad de las audiencias de Facebook para decodificar los contenidos imprecisos que producen fuentes amigas.

A diferencia de otros textos públicos, a menudo el lector en Facebook tiene que reponer una gran cantidad de información para poder comprender los mensajes que se publican. Estos mensajes de baja definición son formas automáticas de segmentación e implicación que podrían responder entre otros muchos factores a:

  1. La necesidad de expulsar de forma premeditada a los no iniciados. Excluirlos de la información para remarcar los lazos de la elite (Whitman traicionará a Walt)
  2. La precaria capacidad de quienes publican un post, que no son capaces ni siquiera de reconocer que la información que comparten es insuficiente (Más fotitos del domingo).
  3. El conocimiento de la familiaridad garantizada de la audiencia con un tema en especial (por ejemplo, una gran noticia y sus pormenores) que permite omitir los contextos como en una conversación en curso.
  4. La búsqueda premeditada de producir un halo sobre la propia identidad a partir de la omisión de datos que “dejan caer” una información cuidadosamente inconclusa. Por ejemplo “Tapas en la rambla”. Que no quiere decir: Estas son tapas en la rambla de Barcelona, sino “Yo estoy en la rambla de Barcelona comiendo unas tapas y vos no”.

En cualquier caso, las características únicas de las audiencias como guetos de Facebook son las que permiten producir un contenido comprimido sabiendo cada autor que “su” audiencia será capaz de descomprimirlo y comprenderlo. Por eso los posts efectivos son cortos, no por la eficacia de lo breve, sino porque los más largos se vuelven redundantes para la audiencia alertada, y más cortos se vuelven ininteligibles aún para ellos.

Y tal vez ahí esté el mayor error de la mayoría de los estudios sobre los contenidos de Facebook, considerar que la audiencia se trata de una esfera única de gente (tomo las imágenes del filósofo alemán Peter Sloterdijk) y no de una suma de innumerables pequeñas esferas que producen una especie de espuma. Sacar conclusiones generales cuantitativas es una forma de ignorar el micromundo de interpretación que existen en cada microesfera. Cada una de ellas un universo.

De todas maneras, estos estudios sirven para recordar que los datos estadísticos en muchos casos buscan hallar el comportamiento promedio, el patrón frecuente que culmina marginando a las excepciones, justo donde quedan las cosas interesantes.

    julian gallo

    Written by

    Para que una cosa sea interesante, basta con mirarla durante mucho tiempo.

    Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
    Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
    Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade