Panamá Papers paso a paso

Múltiples son los casos de personajes involucrados en Panamá Papers, tanto a nivel nacional como internacional. Qué es, cómo funciona y quiénes están involucrados se desglosarán por parte.

Panamá Papers o también denominado paraíso fiscal, es una red clandestina conectada directamente con la firma panameña de Mossack Fonseca. Gracias a esta firma, fue posible encubrir compañías y cuentas en el extranjero las cuales se encontraban en el comercio mundial. Variadas de la compañías se habrían incorporado a Seychelles, un archipiélago del Océano Índico que es descrito como el paraíso fiscal.

La revelación de este caso fue posible gracias a una fuente anónima, quien entregó al periódico Suddeutsche Zeitung de Alemania los documentos. Este periódico fue el precursor en difundir la información a través del consorcio de periodistas, ayudados también por grandes cadenas de información como la BBC y periódicos como The Guardian y McClatchy.

Dentro de los implicados en el paraíso fiscal se encuentran 12 lideres mundiales, algunos actuales y otros que ya abandonaron el cargo, además, cabe destacar la presencia de 128 políticos y funcionarios representantes de variados países. En cuanto a instituciones, se encuentra la presencia de la FIFA y Vladímir Putin. Entre los países afectados en América latina se encuentra Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Honduras, México, Panamá, Uruguay, Perú, Venezuela y nuestro país, Chile.

El pasado 5 de abril, Canal 13 dio a conocer a través de su pagina web en profundidad como distintos países están involucrados en el paraíso fiscal. A raíz de la publicación cabe destacar la participación de Argentina y Chile. En cuanto a Argentina, su actual mandatario, presidente Macri, figuraba como director y vicepresidente de una sociedad-offshore la cual se registraba con una ubicación en el caribe. El actual presidente se refirió a los medios diciendo “ La sociedad dejó de operar en 2008 porque no hizo la inversión. Está todo perfecto, no hay nada extraño”.

Chile no se queda atrás de esta polémica internacional, teniendo como máxima figura a Alfredo Ovalle Rodríguez, quien junto a Raimundo Langlois Vicuña reciben un poder legal para dirigir Sierra Leona SA, compañía panameña fundad en 1987. Ovalle Rodríguez junto a su socio utilizaron esta compañía para favorecer el Grupo Minero Las Cenizas en donde ambos eran directores. Con esto, pudieron recibir dividendos a favor de sus inversiones con los que invirtieron en cuentas bancarias de distintos países.