El golpe de estado más extraño de la historia

Lo que no te contaron en los libros

Durante la segunda guerra mundial, Canadá organizó una gigantesca campaña de publicidad para vender los llamados Bonos de Guerra. Disfrazaron a miles de voluntarios del ejército con ropas nazis y les informaron que un grupo de actores estaría al mando. Se les informaba que deberían fingir ser soldados alemanes y que tomarían el pueblo. Ninguna de las normas de los actores debía contravenirse. Entraron al pueblo y tomaron la alcaldía. El resto de la armada se rendiría. Los generales, guardias y el alcalde estaban informados y no opondrían resistencia. Los mismo todas las estaciones de radio y televisión y todo edificio estratégico. Así el país pudo ver en el ejemplo de un pueblo cómo sería vivir la invasión alemana y se vendieron miles de Bonos de Guerra.

Entonces, en una pequeña isla bajo el mando británico, un alcalde quiso congraciarse con la corona repitiendo la hazaña en su pueblo. El gobierno nunca escribía ni contestaba la correspondencia con la isla, suponían que por lo ínfimas que eran las sumas que de ahí mandaban a la corona. Pensó que, si le enviaba mucho dinero al vender los bonos de ese modo, tal vez el recibiera invitaciones a las fiestas del palacio. ¿Quién sabe qué obscuros deseos encierra el corazón de un alcalde de colonias?

Lo cierto es que el grupo de actores, luego de tomar el poder del modo que estaba establecido, simplemente se mantuvo ahí. Con uniformes nazis y el ejército bajo su poder, que tenían órdenes de seguirlos a ellos y no a otros superiores. En pocos movimientos enviaron a todas las personas que sabían del golpe a un asilo de alienados y los llenaron de drogas y electroshocks.

Así gobernaron hasta el fin de la guerra, ni los alemanes ni los aliados llegaron nunca al pueblo y cuando terminó el conflicto simplemente cambiaron de uniformes y llamaron a elecciones, liberando al alcalde y a los generales ya tan alienados que no causarían problemas. Se presentaron a los cargos de presidente simplemente con otros papeles y se turnaron en el poder durante todas sus vidas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.