Fragmentos de diario de un artista medio desconocido

(Incluye recortes de diarios)

(Sin fecha, escritura apurada)

A veces creo ver tras los vidrios de un coche un cadáver tirado en el asiento de atrás. Miro de vuelta y es sólo mi reflejo.

(Con la misma tinta, pero con escritura más ordenada)

Martes: Acabo de crear el Post Expresionismo Figurativo Retro mientras trabajaba en el Paint de mi Windows XP con una tableta de dibujo mal regulada, moviendo el lápiz sin tocar la superficie, como los goteos de Pollock, pero esto es aún más puro, más sin contacto.

(Anotado en letras rojas luego de varas páginas con garabatos)

María

María dolorosa, María pecaminosa,

Cristo en tu vientre grita crucificado,

se contuerce de dolor

(Anotado con bolígrafo y escritura apurada)

Cuando se nos cante. Programa de radio que sólo se emite cuando se le canta al conductor.

(También con bolígrafo, pero con escritura más calma y algunos garabatos)

Cuando estás en un estado alterado o de desesperación, el free jazz o el death metal parecen sonar como vos te sentís. Y sentís que por eso te entiende.

(En letras verdes y con un dibujo de la Venus de Willendorf en rojo y verde)

La Venus de Willendorf es el emblema de una agencia de porno lésbico prehistórica.

(En bolígrafo. Escritura normal)

Título para una porno: El absurdo puede ser muy profundo: Existencialistas y el sexo anal (un documental filosófico y guarro).

(Con bolígrafo. Escritura violenta. Lágrimas y vino en la página)

Siempre hay alguien queriendo entrar del lugar del que querés salir.

(En bolígrafo, con un dibujo ilustrativo al lado)

Le pegué a mi novio con mi panza.

(Recorte de un diccionario)

To hint: Golpear a alguien contra quien estés perdiendo un juego. Normalmente de cartas

(Recorte de una crítica de diario. Pertenece a un cuadro suyo dentro de una exposición colectiva. No hay imagen del cuadro ni referencias)

“El autoerotismo constatado en el trazo y la imaginería nórdica hiper-masculinizada hasta lo sangriento, demuestran que el autor deseaba ser aceptado socialmente, sólo que había equivocado el camino. En lugar de adaptarse él a la sociedad, luchó por la normalización de lo extraño, para que lo extraño sea normal y él pueda ser aceptado sin dejar de ser él mismo.”

(En la última página. Bolígrafo, escritura normal)

Caigo en una espiral descendente.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Riccardo Castellani’s story.