La verdadera historia del universo

De una religión matemática

“Me presento ante ustedes para decir mi nombre, su alteza”, dijo, y comenzó recitando el número Pi de memoria. Así fue como los demonios tomaron el cielo.

Estaba escrito que el rey debía escuchar a todo súbdito que le dijese su nombre, porque honraba al rey escuchar el nombre de sus súbditos y al súbito que el rey se lo escuché pronunciarlo.

Entonces los demonios criaron a un pequeño en los suburbios de la ciudad, lo criaron odiando al rey. Y de nombre le pusieron Pi. Al crecer, Pi se presentó ante el rey y le dijo uno a uno los números de Pi de memoria y, en la duración infinita de la eternidad, ambos están todavía, el uno diciendo y el otro escuchando la secuencia de Pi.

Mientras, en el espacio que ya no cuidaba el rey, los demonios crearon el universo para su deleite. Si un día la secuencia de Pi se termina, el rey dejará de escuchar y barrería a los diablos de su reino y con ellos destruiría su divertido juguete matemático: el universo.

Like what you read? Give Riccardo Castellani a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.