El tiempo de dejarnos ir

Nos conocimos hace tiempo, sin embargo nunca pudimos estar de acuerdo en qué era lo que queríamos, hasta que coincidimos finalmente en estar juntos.

Me parece un insulto como todo se fue yendo de picada aquél diciembre, adentrándonos en la relación, mientras que por fuera, la gente sonreía de gusto al saber que seguíamos juntos.

Llegas justo hoy, confirmando mi teoría, que las personas están hechas para equivocarse, que no sirve esperar nada de ellas, que solamente nos conduce a la decepción, y me haces saber como deberíamos tomarnos un tiempo.

Después te sientes arrepentido, ¿pudiera ser? y mencionas que planeas seguirme frecuentando, a lo que yo respondo con un salto que NO. Verás, si ya eramos un círculo vicioso, ¿cómo vamos a dejar de serlo nada más por dejar un título oficial?

Y es que me parece una mentira como las personas mencionan que te quieren, pero cuando se requiere compasión, solo piensan en ellos mismos. Me duele dejarte ir, pero saber qué tipo de persona eres me consuela.

Me hace no querer volver a saber de tí, y me hace confirmar mis creencias y seguir mi camino, no es fácil, posiblemente nos voltearemos a ver, pero estoy segura que por lo menos de mi parte, no será lo mismo.

Me despido de tí, de tus abrazos, de tus besos y de tus caricias, pues no planeo volver fácilmente, y dudo que te gusten las complicaciones, pues justo en el momento que aparecen sales corriendo.

Sin más que decir, se me cae una lágrima al decirte que arruinaste todo, pero dejé de perder el tiempo, gracias.

-L.