Noceur

Y hoy justo vienen y me invitan a salir de fiesta, a la misma pista donde bailamos juntos por última vez, y honestamente no me siento lista para pisarla sola, y cambiar de pareja, no me siento lista para pegar mi cuerpo con el de nadie más, ni mucho menos me siento lista para coquetearle a alguien que no seas tú.

Y tal vez algún día lo pueda hacer, pues puede ser que nunca volvamos, pero ahorita no estoy lista, me gustó mucho tener tantas noches infinitas contigo, y escribo lo mismo que dije ese día: nunca vamos a volver a ser tan jóvenes como en ese instante, y nunca vamos a estar tan juntos como en ese momento, a nadie le voy a cantar las canciones con tanto sentimiento como lo hice contigo.

Y es que se dan cuenta como cada canción tiene un significado propio para cada persona? Y cada persona la canta de cierta manera por ese significado…

No y lo peor de todo es que hoy vi un beso como los que solíamos darnos cuando arreglábamos las cosas, y todavía me dueles, y todavía te extraño, ¿para qué me hago? me regañan por llorar pero no tengo de otra, si lo único que puedo hacer para sacar mis sentimientos es escribir algo que no vas a ver y dejar caer las lágrimas de vez en cuando, ni modo, soy humana.

Pero no, no estoy preparada para bailar con alguien que no seas tú, no estoy preparada para mirar a los ojos a alguien que no seas tú mientras pasan las luces sobre nuestros dos cuerpos, no estoy preparada para sentir algo por alguien más, aunque no me hayas resuelto ninguna duda, simplemente estoy cansada de sentir.

Ya no quiero sentir, ya no quiero que me importes, ya no quiero pensarte, ya no quiero mencionarte, y ya no quiero que me lastimes. Ojalá no hubieras sido tan cruel conmigo, pues no me lo merecía, ni me lo merezco.

Estoy cansada de que me pese tanto tu existencia, sobre todo cuando hubo un tiempo que tu existencia me alegraba mis días, necesito tiempo, paz, aire, un descanso.

Y es que no por eso te dejo de querer, pero me cuestiono si de verdad mereces a alguien como yo, porque justo lo que hiciste tú lo hice yo, y ninguna persona se merece que un día lo quieran, y al siguiente día lo manden a la fregada.

Y ninguna persona merece irse a dormir pensando qué hizo mal, nadie se merece dudarse a sí mismo ni echarse la culpa por una persona que no vale la pena.

Y es que aunque valieras la pena, ¿qué harías si al final ya no queda tiempo para demostrarlo? Si de todos modos no te importa, eso ya lo dejaste bien claro.

Y sí, necesito tiempo, tiempo para no pensarte, no verte, simplemente tiempo para dejar de verte en cada paso que dé, en cada esquina que doy vuelta, en cada parque que pasa por mis ojos, en cada puerta, en cada cama, en cada pared, en cada carro, en cada semáforo, en cada sueño…

Dame un respiro que estoy al borde del suspiro, no encuentro hacía donde voltear, y francamente no me está gustando, pues te llevaste contigo mi paz al tomar un paso hacía atrás.

Like what you read? Give ᶫᶥᶫᶥᵅᶰᵅ a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.