¿Sos feliz? — ¿Te considerás una persona feliz?

La felicidad es uno de esas motivaciones que hace mover montañas a las personas. ¿te preguntaste alguna vez si sos feliz?

Este artículo viene a darle forma a unas cuantas ideas sueltas y conclusiones a las que he arribado.

Me gustaría comenzar marcando la diferencia que (creo hay) entre “ser feliz” y la “felicidad”, también que éstas no son lo mismo que “estar contento”.

  • Estar contento es un estado emocional, psicológico y temporal causado casi directamente por una acción/causa reciente o que fue traída a la memoria. Ejemplo: estamos contentos cuando aprobamos un examen o cuando comemos la comida que nos gusta.
  • Ser feliz engloba a estar contento, aunque para mi es algo que trasciende más en el tiempo y que no depende tan fuerte de un hecho/recuerdo. Es ese estado en el cual somos capaces de “dejar pasar" o “perdonar” cuestiones que normalmente nos molestan. Un ejemplo de esto sería cuando luego de trabajar mucho por una meta, como sería ahorrar para viajar, lo consigues. En este caso, eres feliz en el disfrute del viaje y/o cuando lo recuerdas. ¿se está notando la diferencia del impacto?
  • Ahora la felicidad es eso que logramos a lo largo del tiempo. Eso que podemos encontrar al realizar un análisis respectivo y pensar en nuestras vidas. Una persona puede ser feliz aún sufriendo o estando en estados en los que no está contento. Uno de los ejemplos que más muestra esta idea: los abuelos/personas mayores que sufren infinidad de padecimientos por la edad y/o problemas económicos aún son felices al ver a sus hijos y/o nietos.

La felicidad no es un estado temporal, sino que nos hace disfrutar más allá de lo actual. Nos hace ver las bellezas que tiene el mundo, las cosas buenas y las que nos ponen orgullosos.

Ahora, pensemos por un momento…

(Sí, frená, tomate 5 segundos)

Preguntate:

  • ¿Soy feliz?
  • ¿Me considero una persona feliz?

(hacelo honestamente, pensalo)

Yo me lo he preguntado. Y me lo pregunté en varias instancias de mi vida. (Claro, se cae de maduro que cada uno está en condiciones de contorno diferentes, no busco la comparación ni soy modelo a seguir de nada) Ésas situaciones fueron repartidas desde los 15–16 años. La gran motivación que tuve siempre es determinar qué y cómo es estar feliz y la felicidad (cosa que estoy plasmando ahora).

En este momento te invito a que leas un anterior artículo donde hablo de la relación con mi padre, así entendés mejor.

No dejes que el ego y el rencor destruya la relación con tus padres

El fallecimiento de mi padre (yo con 24 años) me agarró en una etapa en la que estimo que el 90% de las personas no está suficientemente madura para soportarlo, más aún teniendo en cuenta mi historia con él. Tiempo después de procesar a los ponchazos y poner en orden mi cabeza, me pregunté si era feliz. La conclusión: SÍ.

Tuve muchísimas situaciones feas, horribles y traumáticas en mi vida que tiñeron de negro, aún así tengo muchísimas otras que superan en cantidad, calidad e intensidad por varios órdenes de magnitud.

Claro, me gustaría extrapolarlo y que todo el mundo sea capaz de analizar su vida. Estoy seguro que todos tienen razones para ser felices, no con la misma intensidad, todos pueden al fin.

En mi caso puse en la balanza 4 bloques:

  • Como evalúo mi personalidad, esto es si estoy conforme con cómo soy conmigo y con los demás.
  • Metas que me he propuesto y las que me propongo.
  • Mis amistades.
  • Mi familia

Hay un 5to ítem que lo reservo exclusivamente para el legado que me dejó mi papá. Ese tipo que penurias me hizo pasar, también era un tipo feliz. Y en sus últimos meses de vida demostró y me mostró lo que es ser feliz. Recuerdo patente una charla con él en la que analizó su vida (2 semanas antes de dejar de respirar) y su conclusión fue esta: estoy feliz con mi vida y conforme con lo que he conseguido.


Queda más que claro que cada persona tiene una percepción diferente de su realidad y de estas cuestiones que marqué antes. Defiendo mucho la libertad de las personas de expresar su opinión, ésta es la mía.

Busco que reflexionemos. Todos podemos ser felices. Siempre será dependiente de qué pongamos en la balanza y en la sumatoria de emociones.

Para concluir:

La felicidad la podemos encontrar momento a momento, ahora “ser felices”.. todos somos felices al fin de la cuenta.

Te invito a que me dejes tu punto de vista, tus propias definiciones. Si el artículo te gustó, te sentiste identificado y/o querés replicarlo, modificarlo o compartirlo… dale nomás!