Un país ciego, sordo y mudo

El documental elaborado por Carlos Oteyza en 2012 titulado “Tiempos de dictadura”, nos relata los difíciles momentos que sufrió Venezuela con el periodo presidencial del dictador Marcos Pérez Jiménez, comenzando por el derrocamiento de Don Rómulo Gallegos, el 24 de noviembre de 1948. Oteyza documenta con precisión y detallada veracidad lo que ocurrió en Venezuela durante esta triste década, llena de censura y sangre. Venezuela, un país que se alzaba con la mas avanzada tendencia de modernismo dirigida por el general Pérez Jiménez; hombre recto de ideales fuertes, dictador duro, con la mira en el blanco. la voz de la rebelión se alzo junto con la fuerza de la milicia, acabando al fin con el régimen impuesto por el general táchirense.

Para los años 1950, Marcos Pérez Jiménez ofrece declaraciones a la prensa donde expresa que fue elegido como Presidente provisional de Venezuela por la renuncia de la Junta de Gobierno, que había gobernado Venezuela después de despojar a Rómulo Gallegos de la presidencia. El país atravesó diferentes sucesos tales como violación de los derechos humanos, torturas, innumerables presos políticos opositores al régimen; En aquel tiempo los tribunales se hacían ciegos ante las injusticias, no habían juicios hacia los privados de libertad, ellos eran juzgados por los mismos jefes policiales.

Hubo mucha censura de medios de comunicación los cuales no podían transmitir nada de lo que estuviese pasando en el país, los medios no mostraban ningún tipo de información que pudiera molestar al gobierno, nadie salia a la calle a expresar su descontento con el régimen, ya que el mandatario se encargo de implantar miedo en el territorio nacional.

A pesar de sus consecuencias el gobierno de Marcos Pérez Jiménez fue progresivo para el país; Venezuela se había convertido en uno de los mayores exportadores de Petróleo del mundo y se podía decir que también contaba para aquel entonces con una economía fuerte. Fue notorio que Marcos Pérez Jiménez realizó grandes obras haciendo hincapié en “el Teleférico del Ávila y el de Mérida, la Autopista Caracas — La Guaira, La ciudad Universitaria, algunas represas, entre otras” El país crecía cada vez más y sucesivamente iba siendo abastecido por nuevos productos y bienes importados de la mejor y mas moderna calidad; Venezuela alcanzó un nivel de progreso que no se había visto antes.

En 1957, luego de haber declarado ante el país que no habrían elecciones presidenciales, es realizado un referéndum consultivo o mejor llamado Plebiscito como Fórmula Electoral, donde los empleados públicos fueron obligados a votar por el régimen; los resultados del Plebiscito señalan a Marco Pérez Jiménez nuevamente presidente por un periodo de cinco (5) años más.

1 de enero de 1958, fecha del intento de golpe de estado contra el presidente en Miraflores de parte de sectores inconformes de la milicia. Comienza a desatarse una serie de disturbios en la ciudad de Caracas, desplegado por el llamado a una huelga nacional, el cual fue cumplida de manera exitosa. Debido a esto el gobierno activó medidas de seguridad extremas, el toque de queda generó muchos muertos y heridos en la rebelión civil. Era tanta la presión que los grupos militares y la población ejercían contra el mandatario nacional que este no tiene más opción que abandonar el país el 23 de Enero de 1958, causando la caída de su gobierno.

Venezuela era un pueblo mudo, indiferente a lo que realmente estaba ocurriendo en el país, no decía nada, ningún medio de comunicación expresaba con total claridad la situación actual, la ley y los entes públicos eran totalmente ciegos, solo obedecían ordenes de sus superiores sin importarles nada, el gobierno era sordo, no les importaba o tan siquiera interesaba oír nada de lo que su pueblo opinaba, a pesar de la cantidad de muertos y abatidos, los miles de venezolanos que recuerdan con rabia al general y la lucha constante que se uso como medida para sacar del poder al presidente y la represión que era efectuada por parte del gobierno, la censura de un pueblo que necesitaba decir lo que sentía, apesar de todo lo atroz, así termina una triste y difícil etapa en la historia de Venezuela, dándole camino a la democracia.