El filósofo Bentham y su cabeza momificada

Hoy me apetece hablar del filósofo Jeremy Bentham, cuyo cuerpo descansa (lo juro) en los pasillos de la University College London.

ESTO NO ES UN MUÑECO. Es el esqueleto de Bentham con una cabeza de cera.

Bentham (1748–1832) es uno de mis filósofos favoritos. Niño prodigio, jurista, economista, abogaba por profundas reformas sociales. Se le conoce principalmente por ser el padre del utilitarismo, la doctrina filosófica que se basa en juzgar cada acto según la utilidad que tiene.

Para el utilitarismo, la mejor acción es aquella que maximiza el bienestar para el máximo número de personas posible. Bentham lo describió como la suma de todo el placer que resulta de una acción, menos el sufrimiento de quien está envuelto en esa acción.

Bentham era un progresista incluso para los estándares actuales. Abogaba por libertades económicas e individuales, separación Iglesia-Estado, libertad de expresión, sufragio para las mujeres (en 1789!!), divorcio y despenalización de la homosexualidad, pedía la abolición de la esclavitud, la pena de muerte…Consideraba que el sistema penal tenía que servir para rehabilitar, no castigar, y dejó sentadas las bases para una democracia representativa, con énfasis en la participación y gobierno abierto, que tan de moda está ahora.

Entre sus alumnos más famosos están Stuart Mill (el puto amo, otro día hay que hablar de él) o Robert Owen, (el hipster del socialismo). Leedlos, que valen la pena.

Pero vamos al cadáver, que he prometido gore. Pues resulta que en los pasillos de la University College London, como ya he dicho al principio, está su cuerpo, sentado en una silla, con una reproducción de su cabeza hecha en cera. ¿Pero por qué una cabeza de cera si yo he prometido una cabeza MOMIFICADA?

Pues veréis. En su testamento, Bentham dio instrucciones detalladas sobre lo que tenía que hacerse con sus restos. Tenía que disecarse de una manera muy específica y dejarse a la vista de todo el mundo, no se sabe muy bien por qué.

Del cuerpo sólo se tenía que mantener el esqueleto, vestido con un traje negro, rellenado con paja cual espantapájaros, sentado en una silla y con su bastón en la mano. Lo llamó su “Auto Icon” o autoimagen. La intención era que la cabeza fuera disecada y puesta sobre el esqueleto para exponerse. El problema fue que el proceso no salió bien y la cabeza quedó como la de una momia. Y como esto no era suficientemente terrorífico, se le insertaron los ojos de cristal de Bentham. Así:

Para evitar exponer el cuerpo de Bentham con una cabeza de zombie, el embalsamador hizo una reproducción de su cabeza en cera y la puso sobre los hombros (menos mal), dejando la cabeza momificada entre los pies (!!):

Hasta 1850, el cuerpo de Bentham estuvo en casa del embalsamador, que cuando se mudó a otra casa más pequeña, se encontró que no sabía donde meter este trasto. Así que se lo ofreció a la UCL, que lo aceptó encantada y lo colocó en uno de sus pasillos.

Muchas leyendas circulan alrededor de Bentham y su cuerpo disecado. Se rumorea que se ha usado su cabeza para jugar al rugby en las novatadas a los nuevos alumnos, o que la razón por la que su cuerpo está en los pasillos es porque fundó esta universidad. Pero no son ciertas. Bentham no fue fundador directo de la UCL, pero sí puede considerarse el padre espiritual de esta universidad, ya que muchos de sus fundadores estaban influidos por su idea de que la educación debería ser accesible a todos, no solamente a los ricos.

Dicen que la cabeza ha sido robada varias veces, no he encontrado pruebas de esto. Para evitar la tentación entre los estudiantes de la UCL, la cabeza-momia ahora se guarda en una caja, bajo llave, lejos de posibles profanaciones a sus restos.

Pero el cachondeito no acaba aquí, no señor. Se dice que a Bentham también lo llevan a las reuniones del consejo de la UCL, donde tiene sitio en la mesa “present but not voting”. Es una leyenda, pero todo el mundo lo cree. Se dice también que el Auto-icon asistió a las reuniones de los 100 y 150 aniversarios de la UCL, pero tampoco hay evidencias de esto. El Auto-icon de Bentham cuesta mucho de mover y está clavado a la silla, por lo que la universidad afirma que sólo lo tocan para limpiarlo.

Sin embargo, en 2013, la universidad decidió hacer la leyenda realidad, y transportaron con mucho cuidado el esqueleto de Bentham hasta la reunión del consejo. Y en un puro espíritu troll, digno de Bentham, lo llevaron sin haber avisado a la mitad de los asistentes a la reunión:

Bentham sentado en el consejo de la UCL

No se sabe por qué Bentham hizo esto. Ni en el testamento ni en las instrucciones se dice nada de la motivación detrás de esta taxidermia. Hay quien dice que fue una broma, otros que fue por ego, otros que para provocar y cuestionar ideas religiosas sobre la vida y la muerte…a saber.

Lo que sí sé es que la historia se mequedó grabada cuando la escuché, me reí muchísimo con su trolleada, y gracias a eso no me voy a olvidar nunca de lo grande que era Bentham.


Esta historia apareció primero en forma de hilo en twitter aquí.

Like what you read? Give Gemma a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.