La paradoja de la igualdad de género. A más igualdad, más diferencias entre hombres y mujeres.

Cuanto más igualitaria es una sociedad, mayor diferencia se observa entre hombres y mujeres a la hora de elegir carreras.

Una de las cosas más interesantes que se observan a la hora de analizar las preferencias entre hombres y mujeres, es que cuanto mayor es el índice de igualdad de género en un país, más diferencias de género hay en las carreras que eligen estudiar hombres y mujeres.

Por ejemplo, en los países con menos igualdad, como Arabia Saudita, las mujeres son alrededor del 45% de los graduados en informática. En cambio, en países como Suecia son menos del 15%.

https://nintil.com/2017/08/07/why-so-few-women-in-cs-the-google-memo-is-right/

Pero esto son solo dos ejemplos. Hay más. Este patrón se repite allá donde se mire.

El Índice de desigualdad de Género de Naciones Unidas analiza la salud reproductiva, el empoderamiento y la participación en el mercado de trabajo, para capturar la pérdida de logros dentro de un país debido a la desigualdad de género. Los países mejor posicionados en este índice tienen en común un bajo porcentaje de mujeres en muchas carreras de STEM (Science, Technology, Engineering and Maths) alrededor del 20% en informática, por ejemplo, y mayoría de mujeres en otras disciplinas como Medicina, Derecho o Humanidades.

En cambio, las mujeres son mayoría en las carreras STEM en países situados en los puestos más bajos del índice de desigualdad. Por ejemplo, en Irán las mujeres son el 50% de todos los que se gradúan, pero casi el 70% de los graduados en ciencias.

http://www.soc.ucsb.edu/faculty/mariacharles/documents/WhatGenderisScience.pdf

¿Qué está pasando? ¿Por qué los países con más garantías de derechos y libertades para la mujer, son aquellos donde hay menos “igualdad” (entendida como 50/50) en carreras STEM?

A excepción de Arabia Saudita, los países donde hay más igualdad en carreras técnicas están menos desarrollados económicamente. ¿Puede ser que la motivación económica en estos países sea muy importante a la hora de elegir campo para trabajar? En países más igualitarios, las mujeres son mayoría en derecho, medicina, veterinaria, humanidades, biología…¿Es posible que sea en estos países donde se vean las preferencias más innatas de mujeres y hombres? Esta hipótesis tendría sentido, ya que permitiría explicar por qué a mayor igualdad de género, disminuye el porcentaje de mujeres en todos los países en las mismas carreras. Si las mujeres tienen mayor igualdad, tienen más posibilidad de elegir por sí mismas, ¿no?

Se suele decir que si hay menos mujeres en una carrera tecnológica es porque el patriarcado o los roles de género aprendidos les impiden formar parte de esa disciplina. Pero…¿estamos diciendo de verdad que en Europa hay MÁS machismo que en Arabia Saudita o en Malasia y por eso menos mujeres optan por carreras de informática? ¿De verdad?

El otro argumento es que las mujeres no van a estas carreras por el estereotipo de que son “carreras de hombres”. Puede ser. Pero entonces, cuando hacemos una campaña para promover la incorporación de la mujer en los sectores técnicos…¿no estaremos mandando el mensaje de que son campos DE HOMBRES y por tanto reforzando este estereotipo?


A mayor libertad económica y legal, las mujeres optan por menos carreras tecnológicas y más por carreras de ciencias de la salud o humanidades . Esta es la paradoja de la igualdad de género. Muy conocida y con una pila de datos que la respalda. Hay incluso hasta un más que recomendable documental:

Y la otra paradoja, que es teoría mía, aunque supongo que no soy la única que lo piensa, es que las campañas para animar a que haya más mujeres en carreas de tecnología, consiguen el efecto contrario, reforzando el marco interpretativo de “carrera de hombres”. Como cuando te dicen que “No pienses en un elefante”.

Llevamos siglos aguantando que los hombres nos digan lo que tenemos que hacer. ¿Vamos a seguir diciendo a las mujeres qué carreras tienen que hacer?

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Gemma’s story.