La historia de una idea y tu emprendimiento

Ideas, ideas, ideas.

Todo el mundo tiene una idea nueva, algo por crear. Al mismo tiempo piensan que su idea es el mayor descubrimiento de la humanidad que jamás haya podido ver.

Ojalá pudiera haberles hecho sentir la pasión y el entusiasmo que tenía por cada una de las ideas que se me ocurrían. Era como si me dieran la pastillita de la película Limitless.

En mi cabeza, no tenía una idea clara de lo que quería hacer. Sólo sabía que estaba destinado a hacer “más” de lo que era, pero no sabía cuál era el siguiente paso. Eran sensaciones alegres e incómodas al mismo tiempo.

Pensé que cristalizar la idea haría la ejecución más fácil; si acabo de descubrir el “qué”, entonces el “cómo” se revelaría sólo. Es bastante gracioso, si hubiera sabido lo difícil que iba a ser en ese momento, podría haber dicho “Nah, mejor no”.

Sí, he oído a muchos empresarios “exitosos” decir esto. Si hubieran sabido lo que saben ahora acerca de ser un empresario, a pesar de su éxito percibido, tal vez no lo hayan hecho porque es bien difícil.

¿No me crees? Te invito a que emprendas y averigües.

No se trata de la idea (nunca lo fue), tu idea es absolutamente inútil hasta que la ejecutas. Por favor, lee esto. No estoy tratando de ser malo o despectivo, porque en un momento no hace mucho tiempo, yo también estaba allí.

Hice todo lo que mis clientes hacen conmigo hoy. Les comentaba la idea, pensando que los impresionada y me dolía cuando al final no recibía esa chispa o entusiasmo que yo le tenía.

Recuerdo haber visto un video de un emprendedor donde, en respuesta a la pregunta de un lector, simplemente dijo: “Ah, es que tienes una idea… GOOGLE IT!”

Me pareció que era super grosero y muy poco servicial. “¿Qué les pasaba a esta gente exitosa?”, me preguntaba. ¿Acababan de perder contacto con los novatos? ¿No recordaron cómo eran antes de ser exitosos?.

Ugh!

Siete años más tarde, esa es una de mis líneas favoritas. BÚSCALO EN GOOGLE (😂). ¡Ahhh! Cómo cambian los tiempos.

Lo que no me di cuenta durante años es que la fase de idea está tan cerca de NADA, que nadie que haya hecho nada realmente se preocupa por su idea. Probablemente sólo has avanzado alrededor de un centímetro en todo un campo de fútbol ahora mismo.

Todos queremos un mentor. Nos conectamos personalmente con un influenciador específico a través de los artículos que han escrito, o los podcasts que han producido, o los videos que crean. Esa persona nos habla, nos atrapa.

Creemos que el influenciador se preocupará por nosotros de la misma manera que nos preocupamos por ellos. Pero aquí está la desafortunada verdad. Mientras que tu piensas que estas preguntando algo único y original, la gente que ha alcanzado un cierto éxito le hacen variaciones de las mismas cinco preguntas todo el día, cada día, 24/7/365.

Y lo más horrible es que siempre terminan con la super genial pregunta: “¿Cómo puedo empezar?”.

Respira, bota… De nuevo.

La parte de “empezar” es la parte que sólo TÚ puedes averiguar. Y con todos los recursos que hay ahora, esa es la parte más FÁCIL. Comenzar no es nada. Hay libros baratos y artículos gratis sobre cómo empezar.

¡Gente, busquen en Google! Gracias.

La parte difícil es TERMINAR o MANTENER. Y eso es algo que ningún producto de información puede enseñar. Pero tienes que usar tus recursos para superar la primera parte.

Confía en mí cuando digo que incluso las personas más inteligentes están buscando en la oscuridad. ¿Realmente crees que Elon Musk sabe lo que está haciendo? A veces sí. La mayoría de las veces, es todo adivinar, trial and error y una tonelada de pelotas.

¿Qué viene después de la fase de idea?

La fase de incertidumbre: “¿Esto funcionará?” y el típico “nah, eso es estúpido”. Alrededor del 98 por ciento de la gente cae aquí. Es por eso que la gente exitosa no quiere ayudar cuando tienes una idea y se las cuentas.

Cuando desarrollas tu idea, asesórate, ejecútala y da todo lo que puedas por ella.

Crea tu financial plan, business plan, análisis de riesgo, desarrollo, plan de marketing y ejecución. Estas deben ser tus prioridades para poder ejecutar la idea, por supuesto, debes tener una tonelada de ganas y dejar de pensar que “fulanito me dijo que esto no funciona”. Si crees que vas a hacer una idea para hacerte millonario a los 2 meses sin hacer ningún tipo de trabajo, o con este super inversionista que te va a dar millones por tu “next Uber for pizzas” pues estás equivocado. Debes trabajar más duro, renunciar a las cosas que más te gustan (incluso a tu trabajo si lo amerita).

Y como último y lo más importante: Deja de pensar lo que los otros tienen y no te preocupes por lo que están diciendo. Mira hacia adelante con tu idea, desarróllala, ejecútala y continua tu camino.