¿Haití y Dominicana con desarrollo similares en 1960?

Publicado el: 9 agosto, 2012

Por: MIGUEL CEARA-HATTON

En 2012 el Banco Mundial publicó un estudio titulado Quisqueya Crecimiento y pobreza donde el punto de partida es un supuesto de que RD y Haití tenían el mismo PIB per cápita en 1960. Esa afirmación se basa en otro estudio (un working paper) realizado por el FMI en 2007 sobre crecimiento en ambos países, quien citando al WorldDevolpment Indicator (WDI) del Banco Mundial y “authors calculations” indica que ambos países tenían el mismo nivel de PIB per cápita en 1960.

El estudio del FMI se pregunta si las divergencias entre los dos países se debían a las condiciones iniciales o a diferencias de políticas, concluyendo que ambos países partían de condiciones similares pero habían aplicado políticas diferentes.

Revise las series del WDI y la primera estimación que aparece del PIB por habitante de Haití es 1991 mientras que de RD es de 1950 y se ubica en alrededor de US$200 por habitante. Revise los reportes del FMI sobre Haití entre 1950 y 1965 y todos coinciden en que no hay estadísticas suficientes para hacer una estimación del PIB por habitante. En un «Economy Survey of Haiti» de 1950, el FMI cita un trabajo de Seymour Harris de 1947 el cual estima que antes de la guerra el ingreso per cápita de Haití era US$22, concluyendo el FMI que “suponiendo que el PIB se haya duplicado durante la guerra entre 1937 y 1948. Aún con US$24 de ingreso per cápita sería el más bajo de Hemisferio Occidental.

La Universidad de Oxford con la Universidad de Montevideo han construido la Latin American Economy History Database y utilizando diversas estimaciones elaboró una serie del PIB total de Haití en gourde que la convirtió en dólares de paridad de poder adquisitivo de 1970 para que pudiera ser comparable internacionalmente y el resultado es que en 1947 el PIB por habitante de RD era una 1.28 veces el de Haití, en 1950 era 1.75 veces y el nivel de actividad económica total era 1.33 veces superior. En 1953, RD duplica el PIB por habitantes de Haití y el nivel de actividad económica total era 1.5 veces mayor. En 1960 el PIB dominicano total y per cápita lo duplican.

Si tomamos la serie del intercambio comercial con el resto del mundo de ambos países, que es una estadística más confiable, se aprecia que desde 1916, RD tenía un nivel que era 1.5 veces superior al de Haití. En 1940 era dos veces y en 1960 era 3.3 veces.

No hay evidencias empíricas para avalar la afirmación de que ambos países tenían niveles de desarrollo similares en 1960, error que lleva a concluir en forma simplista de que el bajo nivel de desarrollo de Haití es un problema de políticas económicas sanas.

II

Billetes Republica Dominicana

Economía Aplicada

[on Twitter: @nerysramirez01]

30 mayo 2012

50 Años de historia económica en Republica Dominicana

betaeconomia.blogspot.com/…/50-anos-de-historia-economica-en….

Tras la muerte de Trujillo, ya era evidente la debilidad de nuestra economía para aprovechar con plenitud las condiciones que se ventilaban en el horizonte; un mercado pequeño, con trabas estructurales especificas en los sectores primarios de la economía, como la agricultura, que impedían homogenizar el dinamismo económico en todo los sectores. Ademas las técnicas utilizadas y la estructura económica se combinan con una mentalidad paternalista e autoritaria, atrasada y de depredación, que perdura en parte hasta nuestros días, generalizada en el pensar nacional. Por último, estaban las trabas de una de variables no tan fácil de cuantificar como el clientelismo o la lucha de intereses entre la oligarquía que intentaba apropiarse de los bienes estatales.

PIB real y crecimiento económico en la República Dominicana

(1960–2011) (PIB 1991=100)

Luego, entre 1962–1966 se presentan serios problemas de resistencia al cambio en las condiciones estructurales de la economía, el peso en las diferencias tecnológicas entre sectores de la economía y el grado de modificación de la condición mental de la población dominicana. De hay la inestabilidad política y las interrupciones del modelo económico seguido por el estado, que se vio inclusive envuelto en un proceso de reciclaje de políticas a partir de 1966, al momento en que los estados reintegran en sus programas políticas económicas que se habían agotado en el pasado.

Ya en 1975 Calos Acuasiti, considero el sector agrícola como la principal traba al despegue del crecimiento, por lo que el desplome de la participación de la agricultura en el crecimiento de la riqueza nacional paso a ser un problema estructural de la economía dominicana, lo que se tradujo en una migración masiva de la población hacia los centros urbanos y la estandarización de la pobreza en las zonas rurales de nuestro país. en esta decada se consolido el modelo de Zona Franca y Turismo, por tanto las exportaciones de los cuatro productos tradicionales se ve reducida. ademas la caída de los precios del azúcar debilito las posibilidades del gobierno de adquirir dinero por esta vía. es decir que, segun Ceara Hatton, en la década modifico el patron de acumulación de capital y redujo el impacto murtiplicador del gobierno en la economía, esta situación se ve mejor reflejada en los primeros intento del estado dominicano por hacer frente a la crisis internacional que golpeo la economía en la siguiente década.

En la década de los 80’s la economía dominicana se inscribió en el contexto de crisis que sacudió a las economías latinoamericanas. Martínez Aponte, señala que la situación internacional fue el común denominador en el proceso de inflación y desajustes macroeconómicos que vivió el país.(Las economías desarrolladas sufrían grandes déficit fiscales). A esta situación se sumo el deterioro de las condiciones de intercambio en el comercio exterior, el aumento de las tasas de interés en los mercados internacionales y el endurecimiento del crédito externo limito la disponibilidad de fondos externos lo que limito bastante la capacidad de demanda de la economía dominicana, la depreciación del tipo de cambio, entre otros, desemboco en un empobrecimiento de la nación mientras. En conclusión teníamos menos capacidad de pagar la deuda en un contexto de mayor inestabilidad macroeconómica y pobreza en el territorio nacional.

A partir del 1990, el país firmo un acuerdo con el FMI y se compromete a realizar una serie de cambios estructurales que precedieron una aceleración en el ritmo de crecimiento. según el PNUD. Con los cambios de corte neoliberal tanto en el sector fiscal y financiero se acentuaron ciertas condiciones en la economía dominicana, entre estos: las diferencia entre los sectores productivos a nivel nacional y en terminos regionales, la urbanización de la población dominicana, la apertura de la económica y el crecimiento de la desigualdad a nivel nacional. Los indicadores sociales en resumen eran aun desalentadores previo los avances que emperezaban a evidenciarse en los indicadores.

En cuanto a las consideraciones ambientales, ya en 1990, en medio de la apertura económica y los ajustes estructurales que plantearon las reformas a finales de los 80’s, el PNUD planteaba serios problemas ambientales, como perdidas de especies, uso ineficientes de suelos al lado del agotamiento de la fronteras agrícolas de todo el territorio nacional. Así en este contexto, dimos la bienvenida al nuevo milenio, en medio de un proceso de privatización de una serie de empresas estatales y la consolidación del sector servicio.

La primera década del siglo XXI, la economía enfrento la crisis financiera de la quiebra bancaria en el 2003, la crisis de los alimentos en 2007, la crisis de los precios del petróleo 2008, la crisis inmobiliaria de las hipotecas suprime 2008 y nuevamente se ha recrudecido en el 2010 la crisis alimentarias. El sector servicio representa el 54% de la economía dominicana, gracias al peso del sector informal (57%) en la economía y la rigidez en el crecimiento de los sectores primarios de la economía. Adema persiste el problema eléctrico, se acelerara el grado de degradación ambiental, persisten los problemas en los sectores primarios (Agrícola e industrial), las condiciones de salud y educación dejan mucho que desear mientras persisten los problemas institucionales y los desajustes comercial externo junto al estancamiento en el sector zona franca y turismo ha permitido que cerca del 75% del crecimiento económico en el país, se este concentrando en los sectores no transables de la economía.

on Twitter: @nerysramirez01

Banco Central Republica Dominicana