“Despierta. Te has perdido una… pfff. Increíble”

Cuantas veces me habre quedado dormida y me habre perdido “una” (y 2,3,4…)

Hoy he tenido esa sensación. Sensación de despertarme lentamente y que me de un dolor de cabeza increible por dormir tanto tiempo. Pero es que lo siento, “estaba soñando super a gusto”.

Y en el micro momento, de pasar de soñar a despertar, es cuando he dicho “ah pero estaba soñando? Devolvedme mis ponys, mis arcoiris, mi cuento de princesas”. Me da igual perderme “una que bufff”. Quiero seguir soñando.

Oh, espera. He despertado y he empezado a ver que el pony en realidad es un caballo bastante desmejorado, el arcoiris sale cada 1000 y el cuento de princesas más bien es un “Yo soy la Juani”… y ahora qué? Qué hago? Es todo mentira? No existe? Existe solo cuando sueño? Sueño solo por soñar o sueño esperando que me digan que hasta lo imposible es posible?

Lo cierto es que mientras me hago todas estas preguntas, una persona al lado me pregunta qué quiero de comer y qué vamos a hacer con el mueble viejo del salón, llamar a mi madre y decirle a mi hermano qué marcha va a llevar la semana que viene. Y yo estoy aún en ese micro-momento, intentando abrir los ojos a la vida real.

Vida real. Real. Significa que nosotros no lo somos? Que somos como aquella princesa que se veia en sueños con el plebeyo, pero por la mañana ella era princesa y él no podia ni acercarse al castillo?

Entonces tengo que pensar si la vida la vivo despierta o soñando.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated La que vive las historias’s story.