Messi no es argentino
Mario Grinberg
405

Sr. Grinberg, me tomé la libertad de leer toda su nota y reflexionar bastante al respecto. He de decirle que me cautivo mucho, me gusto realmente porque tipeó verdades que muchas veces nos cuesta asimilar. Como bien dice mi amada, es un “balzado de agua fria”.

Dejeme comenzar por darle mi opinion sobre Lionel Messi primero que nada: Messi, para mi, es un astro de mi generación, así como Diego Armando Maradona lo fué para su generación, para la generación de mi padre, Lionel lo es para la mia y la de nosotros. No he visto ningun otro jugador con esa habilidad, con esa pura fineza de tomar el balón con los pies y crear magia. Un verdadero artista del fútbol. Pero tampoco es el unico con esa caracteristica humildad, con esa valentía y honestidad, como lo son otros jugadores argentinos de gran renombre. No obstante, hablemos de Messi y de su nota.

Es cierto, el argentino medio, recrimina. Juzga, sin conocer. Comenta, sin informarse y señala sin ver. Es como una enfermedad, una plaga o un virus, que se ha esparcido por toda la nación argentina, lamentablemente, pues lo veo hasta en mis pequeños pagos, donde recriminar es una tarea diaria para mas de un ciudadano. Nunca vemos el vaso medio lleno, siempre es medio vacio y me genera impotencia que, el día de mañana, no pueda justificar un vaso medio lleno a mis hijos.

Yo soy un jugador frustrado, nunca pude pertenecer a, lo que yo consideraba, elite de jugadores de fútbol por mi fisico. Por eso disfruto al máximo cuando juega Messi. Porque es lo que yo hubiera querido ser como jugador de fútbol. Mas allá de las ganancias y las firmas, los clubes importantes y la fama, la escencia de todo jugador, creo y entiendo, es la diversión y la pasión al sentir el balón en nuestros pies y tener el poder de elevarla al aire, pasarla de aquí a allá, un toque corto o un revoleo largo cambiando de palo. Correr un campo entero en una contra para finalizar en un deslicé por el palo derecho y decir por dentro “Uhh!! Casi, la proxima la meto”. De gritar con satisfacción y placer un tanto y ver la cara de miles de espectadores llorar porque tengamos la victoria en las manos.

Cuando veo a nuestro país, lleno de violencia y rabia, desculturalizado, con falta de valores, de moral y de sentimientos tan simples pero tan grandes a la vez. Cuando veo eso, desearía por un instante irme muy lejos, a tierras donde decir “Soy Argentino” me haga agachar la cabeza. No obstante, Sr. Grinberg, nunca olvido mis raices, que yo nací argentino y moriré argentino. Sea como sea, es mi país y lo llevo con orgullo en el corazón, seré siempre un fiel y fervil servidor a mi patria y haré lo que sea necesario para verla vivir y latir, aunque me tiren piedras, aunque me insulten y me hagan sufrir. Creo que eso es lo que Lio piensa aveces.

Fuera de todo, muy linda nota, ojala pudiera estrecharle la mano, pero no, por lo que le estrecho mis sinceros saludos.

Like what you read? Give German Bigrevich a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.