DOS MIRADAS PECULIARES

Los días 23 y 24 de febrero se realizó el seminario About Fashion, organizado por la AICP (Asociación Industrial de Confeccionistas), el CEDIAL (Centro de Cooperación Empresarial y Desarrollo Industrial) y Manufactura Pilar. Como disertantes, se encontraron presentes dos personalidades muy opuestas dentro del mundo de la moda, el estilista brasilero Lucius Vilar y la consultora española Sonia Prada. Por su lado, Lucius dio una charla enfocada en tendencias, diseño de autor y coolhunting, mientras que Sonia se enfocó mucho más en los aspectos corporativos y empresariales de la industria, tales como las fases de una colección, el rol del diseñador y los modelos de distribución. A continuación, la experiencia resumida por el equipo de La Aguja.

LUCIUS VILAR — COOLHUNTING EXTRAORDINAIRE

Lucius, de apenas 32 años, es un personaje que se destaca ni bien uno pone los ojos en él… Y es precisamente de esta particularidad, de la que él tanto habla e intenta transmitir al público presente: el poder de observación. Como coolhunter, Lucius realiza innúmeros viajes alrededor del mundo, recolectando y analizando múltiples factores que podrían presentarse como tendencia a nivel moda. Estas variables pueden llegar a ser literalmente cualquier cosa, desde algún movimiento político hasta el nuevo monumento arquitectónico de la ciudad, desde el clima hasta un libro de ficción. A este fenómeno, Lucius lo define como “Apropiación”.

La apropiación por parte del ciclo de la moda, se da a partir de cuatro perspectivas: la de retransformar, reconstruir, reformar o reformular; y justamente esto están haciendo los diseñadores de lujo. Tomó como ejemplo el trabajo del diseñador inglés J. W. Anderson para la marca española Loewe, que presenta siluetas descontracturadas y asimétricas, en las que la principal consigna recae en: “Para saber deconstruir, uno necesita entender antes cómo construir”. Las tiendas de Loewe, hoy día, presentan toda una experiencia a nivel consumidor, donde, además de prestar especial detalle a cada prenda, los espacios transmiten el mensaje detrás de la colección. Acotó también que, para el verano 2018, el concepto de deconstrucción será visto de maneras distintas en las colecciones de Margiela por John Galliano, Gucci por Alessandro Micheli (diseñador que sostiene que “más siempre es más”) y Calvin Klein por Raf Simons.

Además, el auge de la tecnología dentro de la industria de la moda pisa más que fuerte, y este verano no será la excepción, con marcas líderes apostando a la impresión de tejidos 3D, como la diseñadora belga Iris van Herpen o la casa de moda Pringle of Scotland. Igualmente, surgen personajes innovadores como Dani Peleg, una diseñadora israelí que creó prendas a partir de una impresora 3D portátil, a la que cualquiera podría tener acceso en un futuro cercano… Esto podría revolucionar por completo la industria que conocemos y cómo nos manejamos en cuanto a textiles, diseño y retail.

Otra tendencia bien marcada es la exploración e inspiración hacia África, con las estampas típicas, tendiendo a lo geométrico y a las formas bien marcadas; tales son los casos de Valentino Garavani, Missoni y Ronaldo Fraga. Y es precisamente con esta tendencia, como se percibe a la perfección el término antes mencionado de “apropiación”.

Por el lado de las próximas colecciones para invierno 2018 (cabe destacar que estamos adelantados, a poco menos de un año, a los respectivos Fashion Weeks que develarán estas tendencias), el lema es la ligereza, dando paso a una generación de lo ligero. Según el Pantone Fashion Report, los colores oscilan entre un lima bien fuerte (Lime Punch), un azul algo parecido al que ya vimos este invierno, algo ceniza (Evening Blue), un lavanda de tonalidades rosa, también visto en temporadas anteriores (Rose Violet), un naranja algo ocre, pero más apagado (Poinciana), y los dos colores más importantes, un gris muy lavado, casi tirando al blanco (Micro Chip), y un blanco bien blanco, casi inmaculado (Jet Stream).

Las formas circulares estarán como principal tipología, así también como los hombros grandes e importantes, diferentes, asimétricos, como ya se ve hace cuestión de dos años… Esta tendencia, ¡sigue! La presencia de la tecnología y sus avances se harán notar durante esta temporada, con tejidos, cortes y molderías, además de las facetas más importantes: la de funcionabilidad y la de ergonomía para cada prenda. Y con esta reflexión se despidió del escenario Lucius, un visionario de la moda, con el ojo crítico digno de cualquier editor de las grandes editoriales a nivel global.

SONIA PRADA: PRACTICIDAD AL MANGO

Sonia Prada es más estructurada, más directa, no da vueltas y entiende lo que se debe hacer para poder ganarse un lugar dentro de la industria. Tiene una personalidad fuerte que es sentida casi instantáneamente al subir al escenario. Comenzó hablando de su carrera por Inditex, sus trabajos en Mango (de ahí el título) y Massimo Dutti, además de la creación de su propia empresa. Para ella, existen dos roles fundamentales y bien distintivos dentro del rubro: el del creador, cuya principal función es contar historias, y el del productor, cuya labor es realizar colecciones pertinentes.

Comenzó hablando del proceso de desarrollo de cada colección, de cuáles son los procesos desde la concepción de la idea hasta la puesta en la tienda. El circuito recorre los siguientes pasos en este orden específico: análisis de tendencias, selección de paleta de colores y tejidos, diseño de silueta, desarrollo de colección y muestras (fichas técnicas), ferias de moda, ventas en general (tiendas, ferias, etc.), renovación de pedidos, compra de tejidos, producción de colección y entrega, ventas al consumidor final y análisis general de la colección en cuanto a gastos y ventas. Parece fácil, ¿no?

Agregó Sonia que el rol del diseñador, además de su aspecto creativo e innovador, debe estar siempre enfocado y alineado con el objetivo de la empresa, haciéndola rentable. Dentro de su curiosidad, es perceptivo, tiene la capacidad para asumir riesgos y sintetizar información, es organizado, decisivo, sensible… y hasta puntual.

Dentro del aspecto de las fases de una colección, existen varias consideraciones a tener en cuenta, como: el consumidor, aquí se engloban el estilo de vida, los gustos, dónde y cómo vive, el carácter, cuáles son sus ingresos, etc. Las tendencias, con la creación de un moodboard que sirve para separar lo que uno va a tener en cuenta como lo que no; los tejidos, las formas y siluetas, junto a todas sus características técnicas; y, la pre-industrialización, donde entran el patronaje, las aplicaciones de tejidos y colores, el modelaje, la producción y las fichas técnicas.

Un equipo de producto, debe estar integrado por, al menos, tres figuras principales, donde Sonia recalcó la importancia del buyer, una persona que tenga la intuición de las tendencias, pero así también de las finanzas, con capacidad de negociación y mentalidad más comercial; el diseñador, obviamente, con las características ya mencionadas, más los conocimientos técnicos necesarios sobre tejidos, software y afines; y por último, el patronista, una persona encargada exclusivamente de la creación de patrones y manejo de software, con la capacidad de trabajar en proyectos concretos y producir acorde a la necesidad.

Por último, pero no menos importante para Sonia, están los distintos modelos de distribución de las colecciones. Los ejemplos y fórmulas más comunes son: la venta por deparment store o multimarca, las cadenas de ropa, ciertas boutiques independientes, la venta por Internet (en la que recalcó especial atención pues aquí está el futuro que cada vez es más presente) y la venta por correo. Con estos últimos consejos despide Sonia Prada su charla magistral, en la que cualquier emprendedor de moda se vio bastante enriquecido, gracias a los consejos a nivel empresa y corporación que también deben ser tan tomados en cuenta a la hora de crear una marca propia de diseño.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.