PROYECTO AICP CON AL INVEST 5.0

El programa AL-INVEST es uno de los proyectos de cooperación internacional más importantes de la Comisión Europea en Latinoamérica. Inició en 1994 buscando atraer inversiones europeas a Latinoamérica y con el tiempo, viendo las realidades de a región, cambió para promover la internacionalización e impulsar la productividad de decenas de miles de micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) de América Latina.

El mejoramiento de los procesos de producción, la focalización de los productos y la elaboración de las colecciones, con la finalidad de que sean potencialmente atractivas para el consumidor final, fueron los aspectos que la experta española, Sonia Prada, desarrolló durante la consultoría sobre Desarrollo de Producción, que se llevó a cabo en Asunción, entre el 20 de febrero y el 2 de marzo.

Esta actividad fue organizada por la Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP) y Cedial/Al-Invest, especialmente dirigida a las Mipymes, diseñadores independientes y creativos del mundo de la moda a nivel local.

Prada resalta que los participantes pudieron aprender sobre sistemas de análisis de producto, focalización y elaboración de colección, temas que les ayudarán a potenciar sus ventas y mejorar sus diseños e imagen a nivel internacional.

“Considero que en estos momentos, en los que el mundo de la moda es tan rápido, competitivo y a la vez apasionante, las Mipymes y los creadores necesitan apoyo para su crecimiento y desarrollo constante”, indica Prada.

Vasta trayectoria

Sonia Prada tiene tras de sí una vasta trayectoria profesional en el sector de la industria textil, en donde trabajó para prestigiosas firmas textiles a nivel mundial, como Inditex y Mango. Además, desarrolló su propia empresa confeccionista. “Conozco cuáles pueden ser los distintos problemas de las empresas textiles, puesto que trabajo en este sector desde hace más de 20 años. Me adapto a las empresas y a sus productos, y con mis aportaciones los participantes de la consultoría pueden obtener una visión nueva de las posibilidades de su marca”, sostiene.

La experta agrega que la metodología que utiliza es una suma de todos los conocimientos que adquirió a través de su vida profesional. “Es muy versátil y constaté de que funciona porque adapto mis conocimientos según las necesidades y los objetivos del cliente”, alega.

Producción y exportación

Hace 12 años, Prada montó su propia empresa, una Pyme que diseñaba, producía, importaba y distribuía su producto. Sus colecciones fueron exportadas a Italia, Reino Unido, Lituania, Andorra y México. En el 2008, al mismo tiempo que dirigía su empresa, trabajó a través del Banco Mundial en un proyecto de consultoría en la India. “Mi empresa producía el 100% de su producto en India y, por tanto, durante esos años, adquirí conocimientos del país: sus tiempos, metodologías, sus productos, zonas de producción (variables según el tipo de producto), y para esa consultoría se requerían esos conocimientos, entre otras cosas”, indica.

Prada destaca que formó parte de un equipo de expertos que trabajó para Sewa, una cooperativa de mujeres del norte de la India, que se dedicaba a bordar a mano, además de cultivar los campos en la época de cosecha y cuidar a sus hijos.

“Fue una experiencia enriquecedora desde todos los puntos de vista. Lo que más me llamó la atención fue lo mucho que disfruté haciéndolo y lo bien que se me aceptó y se entendió el proceso de diseño que establecí para esta empresa en particular”, rememora hoy.

La experta española concluye que, con su colaboración, los participantes de esta consultoría podrán agilizar y estructurar sus procesos, abaratando costes que pueden repercutir en una mejora del producto y/o del precio, según sean sus objetivos.

Por Rosalía Ciciolli
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.