La venganza de los patriotas

Diario de lectura (9)

Alrededor del año 1650, unos negros angolas pertenecientes a la cofradía del barrio de Pachacamilla, en Lima, Perú, pintaron en uno de los muros del galpón donde se reunían, y donde quizá también habitaban, la imagen de un Cristo crucificado.

La venganza… segunda parte, capítulo 7, “Prohibido usar capa”. El título del capítulo alude al decreto de Monteagudo que establecía la prohibición a todo español de usar capa en espacios públicos. Señala la radicalización del Ministro. Un poco enoja y preocupa al General Ayala. El resto del capítulo se ocupa de la seducción que Manuela Sáez produjo sobre el Libertador Simón Bolívar.

Por otro lado, también se narran el alejamiento de Monteagudo de Lucía Gana y el secuestro de Carmen Guzmán (amante de Ayala) a manos de unos conspiradores organizados en cofradías de afrodescendientes angoleños y mozambiqueños.


En el capítulo 8, se desata la guerra abierta contra Cochrane, quien es enviado por orden de San Martín a Valparaíso. Antes de su partida, deja a Stevenson como espía y trabajador de zapa en el Callao.

Carmen es trasladada a una sala de torturas de la inquisición y el Vasco Ayala busca, por todos los medios, rescatarla. No duda en amenazar a una negra mazamorrera que atiende una fonda, a la cual fue conducido por una inspiración súbita. La narración del rescate de Carmen ha sido lo mejor de la novela, incluyó pistoletazos, escudos humanos y sablazos.

San Martín se muda a los cuarteles y repasa sus planes. Pide ayuda a Chile y Buenos Aires (a Bernardino Rivadavia, que era el poder detrás de Martín Rodríguez). Planifica también su encuentro con Bolívar.


Si disfrutaste con esta historia, por favor recomienda y comparte para ayudar a que otros también la encuentren! Siéntete libre de dejar un comentario debajo.

If you enjoyed this story, please recommend and share to help others find it! Feel free to leave a comment below.