LA RONDA

Uno a uno se fueron sumando.
Risas jóvenes juntaron las manos.
Otros sin preguntar también se agregaron.
Llegaron los provincianos, pasen bienvenidos!

Nada mejor que alimentar a la ronda.
Regalos y comida para cada participante.
Vengan, hay lugar para todos!
Desconfían? A no ser prejuiciosos!

Abran lugar que llegó otro músico, qué divertido!
Todos con copas, compartamos el vino.

Es extraño, se apagaron las luces.
Pero esperen, quién armó tan gran juerga?
Alguien logra recordar el inicio?
Dónde viajaron nuestras pocas monedas?

El olor a rancio ya llena el vacío.
Qué horroso es indagar extrañados!
Unidos por las manos, ya no giramos.
Quien clamaba ser hombre nos sumó desprevenidos.

G.A (pensamientos a Al Kleiman)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.