¿Por qué Chile debería adoptar el software libre?

Partamos con la pregunta de rigor ¿Qué es software libre?, el software no es software gratis, aunque en muchas casos si lo es. El software libre es aquel cuyo código está disponible para aprender, modificar y mejorar.

Como usualmente el software libre es gratis, da la impresión de que es de inferior calidad que sus alternativas pagadas, ¿puesto que si fuera mejor, por que no cobrar?, pero a pesar de que para algunos programas puede ser cierto, existen muchos casos claves donde no lo es. Por ejemplo los servidores web Apache y Nginx tiene cuotas de mercado (probablemente debido a sus estándares de seguridad, compatibilidad y facilidad de uso) mayores a los de Microsoft IIS. Y podemos descartar el factor precio precio, porque eso no explicaría porque las compañías fortunes, algunas que dependen fuertemente de sus operaciones online ocupan alternativas libres.

A raíz de la polémica causada por el artículo de el mostrador denunciando un supuesto lobby de microsoft para la captura de un mercado cautivo de 36 mil millones de peso, surge la necesidad de traer una importante discusión a la mesa.

¿Debería Chile adoptar el software libre, o deberíamos efectivamente comprar las licencias a microsoft?

El tema de adoptar el software libre a nivel de país es un tema muy complejo en Chile, porque tenemos poca gente capacitada en el tema de manejo de las Tecnologías de información (TI).

Para adoptar nuevos softwares se necesita capacitación, esta capacitación no ocurre por osmosis de forma espontánea. Esta capacitación tiene costos en horas de las personas que están siendo capacitadas y recursos para contratar a los profesores capacitantes.

Además no sólo se requiere de personas capacitadas en usar estas tecnologías, se requiere de personas instruidas que tenga los conocimientos para mantenerlas, adaptarlas y mejorarlas, eso también tiene un costo asociado.

Es importante destacar que utilizar software libre no es sinónimo de gratis y mucho menos para un estado, es cierto, no se pagan licencias, pero el soporte sigue siendo un costo, que aunque sea menor sumado a los costos de capacitación podría ser mayor, aquí hay que tirar números de forma responsable.

El costo de realizar estos cambios es alto, sin duda, pero me gustaría elevar la conversación a un punto más crítico, respondiendo a la pregunta de ¿cuál el costo de no hacerlo?

Licencias más, licencias menos es irrelevante (no en términos económicos, pero me refiero a que es una situación en la que difícilmente nos podremos hacer cargo ahora), pero lo que no puede suceder es que no estemos preparando a la siguiente generación para poder hacerse cargo de la magnitud de este problema.

1) La infraestructura tecnológica de un país no puede depender exclusivamente de una compañía, menos de una compañía externa, es un asunto de seguridad nacional.

2) El rol de las personas en este marco tecnológico no puede reducirse a el de usuarios, como país tenemos que tomar el peso a la importancia del desarrollo de nuevas Tecnologías de información y no remitirnos al rol de usuario de las existentes.

3) La utilización del estado de tecnologías libres abriría espacio a nuevas industrias tecnológicas en Chile abriendo nuevas oportunidades de mercado no sólo nacionales sino que internacionales.

4) El tema de las licencias es un overhead innecesario al presupuesto nacional, existen numerosos casos de éxito de gobiernos que han implementado software libre y reducido sus costos en miles de millones, pero sinceramente creo que este es un tema menor comparado con los otros puntos.


Aquí el verdadero problema, mucho más allá de licencias más, licencias menos, lucro y otros, es la falta de visión a futuro de la implementación de una plataforma tecnológica acorde a las necesidades del país y la población.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Gonzalo Sánchez D’s story.