¿Por qué meditar?

No me vas a negar que alguna vez no te sentiste desbordado por la rutina del día, tapado por los problemas de trabajo, cansado de hacer siempre lo mismo, aburrido o simplemente en poca sintonización con uno mismo y el mundo: a vos te digo, “Meditá”.

Hace unos años tuve la fortuna de tener a alguien que me invitó a este mundo de la meditación y es el día de hoy que se lo agradezco. Por eso hoy quiero invitarte a vos, que estás del otro lado, a este camino que, ojalá, sea de ida.

“La meditación es una muerte, muerte de todo lo que eres ahora. Evidentemente habrá una resurrección, pero será la de un ser totalmente nuevo, original, del cual ni siquiera estás consciente que está escondido dentro de ti.” Osho.

La meditación es un camino que hay que trabajar día a día pero luego puede convertirse en una rutina diaria, como lavarse los dientes. Debo confesarles que a mí todavía no me pasó, es un ejercicio que estoy aprendiendo y ojalá en otro capítulo pueda decirles que sí es parte habitual de mi vida.

En varias ocasiones la mente es traicionera, los pensamientos no son nuestros mejores aliados, y la energía negativa y el poco optimismo acaparan todos nuestros problemas que, según nuestra visión, no tienen solución. La clave está en darse diez minutos diarios para callar la mente, estar en silencio, bajar la máquina y entregarse a este poder enorme de la meditación para estar más en sintonía con nuestro cuerpo. Te aseguro que te va a ayudar a mantener un equilibrio, al menos por un tiempo, es un paso que suma y no resta.

La propia energía y el poder de los pensamientos tienen más fuerza de lo que uno piensa; intentá pensar en positivo, meditá y enfocá la energía a lo bueno, a lo positivo, lo que te hace bien y lo que querés. Una película que define muy bien el poder de los pensamientos y la ley de la atracción es “El Secreto”, un documental para ver más de una vez. Puede tener algunas cosas para cuestionar pero si la mirás, te aconsejo que tomes lo que más te sirva para tu vida y el momento que estás viviendo.

¿Por qué meditar?

1. Te ayuda a frenar la máquina de los pensamientos y tomarte un tiempo para poner la mente en blanco. Es el oxigeno a tu mente y cuerpo, podés hacerlo en silencio, con mantras, cuencos tibetanos o simplemente con técnicas de respiración.

2. Con esta herramienta, vas a sentirte en mejor conexión con vos mismo, tu cuerpo y mente. Animate a empezar a sentir tu cuerpo a través de la respiración y dedicar aunque sea diez minutos a la mañana y a la noche.

3. Te va a ayudar a manejar situaciones de estrés, controlar las emociones y lograr mayor equilibrio y estabilidad mental. Meditar para calmar la mente y poder utilizar esta herramienta para reaccionar mejor frente a problemas, usá la respiración como tu fiel aliada.

La pregunta ahora es, ¿te animás?.