Reflexión sobre Economía Colaborativa

Parecía ser un fenómeno como cualquier otro, ahora hay quienes la consideran la alternativa al sistema actual y otros como un apéndice más.

La economía Colaborativa la podemos entender como un grupo de personas que tienen como objetivo inyectar liquidez a un bien o servicio y que utilizan como medio la confianza entre personas.Es un concepto que cuando llega a tus oídos no te imaginas que pueda transformarlo mucho y menos fantasear con cambiarlo todo, es tan plano que no da paso a interrogantes y tan sólo nos lleva en un recorrido histórico en relación a las cooperativas y una que otra comuna hippie de las que tenemos noción. De esta manera la economía colaborativa no logra cautivar a las personas de inmediato, parece ser algo viejo incluso hasta poco importante aunado a los diversos y múltiples nombres que ha ido adoptando ,termina por generar confusión y poca empatía.

¿Por qué ha tomado tanta relevancia ese viejo concepto al grado que Forbes la llame economía 3.0?

Si pensamos en conceptos cercanos a este fenómeno en torno a colaboración, confianza y colectivismo podríamos entenderlo como algo muy natural que ha formado parte de nuestras vidas desde hace tiempo, pero ahora con un nuevo matiz teniendo como herramienta la tecnología llevándolos a límites desconocidos, mismos que han tocado fibras sólidas en nuestra interacción entre personas como es el caso de Uber que se ostenta como economía colaborativa pero que a ojos de muchos no tiene nada de colaborativo.

El interés por la economía colaborativa aumenta cuando se conoce el impacto en números , ese podría ser para muchos el punto más atractivo de este “Nuevo “ fenómeno, los millones de personas y millones de dólares están tan intrínsecamente ligados a los nombres de las nuevas plataformas que ha generado atención de gobiernos, universidades y empresas¡ Subamonos al barco !.

Si imaginamos la confianza entre personas en ideas estructurales,la infraestructura singular que representa esté nuevo fenómeno contra la economía de escala del viejo paradigma ha hecho ver que el tiempo y el crecimiento son efímeros , en otras palabras a Airbnb sólo le bastó 1 día para llegar a Cuba, fue suficiente con que alguien subiera su casa a la plataforma y listo¿Cuanto se hubiese tardado en instalarse una nueva cadena de Hoteles ? es aquí donde los cuestionamientos toman mayor relevancia sobre las empresas que se dicen llamar colaborativas, cuando el principal recurso de una plataforma de este tipo son las personas no parecen justos los US 62 Billones (Quartz, 2016 ) que vale Uber “a costa de las personas”, pero si llevamos esa misma frase tal cual a otro modelo de economía colaborativa como Wikipedia, es “A costa de las personas” que hay más de 38 Millones de publicaciones con el cual se ha logrado divulgar el conocimiento e información en todo el mundo y de no ser así sería muy complicado llegar a esas escalas.

Si medimos y separamos estas plataformas únicamente en términos de generación de riqueza hay más de una plataforma que se convirtió en un unicornio y vale más de US 1 Billón en menos de 10 años,en contraste de plataformas que viven de donaciones, entonces surge la pregunta ¿Hay algunas plataformas más buenas que otras ? son las diversas y numerosas modalidades las que son capaces de retomar una pequeña parte del desencanto de aquellas personas que ansiosamente se han sentido identificados por conceptos como reutilización y redistribución que los ha llevado a visualizar a este nuevo fenómeno como una alternativa fuerte al capitalismo y que después de ver el rápido crecimiento de empresas como Uber y Airbnb han perdido las esperanzas , sin embargo plataformas como Vondefron que se encarga de meter al mercado a los productores independientes de energía en Holanda permiten volver a plantear preguntas que nos lleve a retomar un horizonte prometedor al menos alentador.

Sin duda habrá quien prefiera poner en la mesa de discusión la seguridad ,irregularidad y evasión fiscal a las que podrían incurrir estás plataformas de la cuál hay muy pocas leyes en el mundo que estén preparadas ante este rápido crecimiento ,pero me parece que lo más adecuado es tomar esté fenómeno por fases y etapas siendo críticos para tener cercanía a las soluciones que atenten contra el principal funcionamiento de las plataformas siendo a mi parecer lo más valioso de todo esto, LA CONFIANZA a la que hemos vuelto a depositar de persona a persona y que en algunos casos están a miles de kilómetros.

Habrá plataformas más disruptivas que atenten contra el equilibrio actual de un sistema como el Bitcoin o plataformas como Wallapo que hagan lo que siempre han hecho las personas ,vender productos que ya no les sirve, algunos relieves serán mas nítidos que otros y generaran mayor controversia e incluso esperanza.Si no nos permitimos evolucionar al que creamos que sea el siguiente paso desde los conceptos ,mucho menos podremos transformar nuestro entorno. No basta con tener una idea bien conocida sobre los límites de la colaboración y colectivismo, debemos atrevernos a tomar nuevos conceptos que se acompañen entre si, los cuestionamientos apenas comienzan y habrán de venir nuevos retos que tendremos que enfrentar desde diferentes horizontes pero que sin duda será necesario empatía.