Ahora me ves, ahora no.

13: Busca imágenes de sexo grabadas en tu memoria y describe los detalles.

A ver que tal salen, porque el recuerdo es un poco borroso.

  • En ese lugar, donde cada encuentro se acompañaba de una descarga de adrenalina por el riesgo de ser descubiertos es testigo de esta escena: Sus senos al descubierto, recorriendo la espalda de el, lentamente, de arriba a abajo, el roce de la piel que parecía detener el tiempo, las respiraciones de ambos, casi coordinadas, ambos deseosos por lo que va a pasar en sólo unos instantes…
  • La combinación de alcohol y deseo siempre es peligroso, ambos lo sabían y aún así… Hubo miradas, un beso, dos, tres… ella se detiene, pensativa, sabe que su relación está muy mal, pero el ha sido un misterio esta noche, le ha robado varios besos… ella pide permiso, va a pensar frente a un lavabo y un espejo, la toma cambia y sale decidida… se sienta en las piernas de el, deseosa, su novio deja de importar y entonces le dice a el: “si, vamos”, ella cree que será sólo un rato… pero después de una larga sesión, ella acepta que todo va a cambiar poco a poco en su vida…
  • Ha sido una larga espera…Ella lo recibe, desea tenerlo entre sus brazos… los besos ayudan, pero no son suficientes, ella quiere más… y entonces, se lo pide… el, un poco renuente accede y baja su zipper, y ella se encarga de lo demás, en cuestión de segundos ella ya tenía lo que buscaba en sus manos: el pene de su novio, ese objeto de deseo que tanto pensaba desde hacía semanas. Y como regalo, le dió un fellatio con todas esas ganas guardadas, esperando que el lo disfrutara… y el cumplió justo como ella lo deseaba y obteniendo lo que ella buscaba.
  • Una salida al cine enmarcó el punto perfecto para entregarse el uno al otro. Las palabras sobraron y dieron paso a las caricias, fue uno de los más rápidos, más intensos y más disfrutables momentos juntos, sin saber que esa sería la última vez que estarían así.

Esta es la décimotercera entrega del ejercicio anti-poético propuesto por Javier Molinero. Diré siempre la verdad, a menos que las instrucciones indiquen lo contrario.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.