El orgullo nunca es bueno, pero…

8: Escribe sobre las cosas de las que te sientas orgulloso.

Tal como dice el título, el orgullo nunca es bueno, al menos, aplicado a ti mismo hacia otras personas, porque te hace perderte de cosas excelentes que luego, con el tiempo, te arrepientes seriamente…

Una vez dicho eso, confieso que mucho tiempo tuve pocos motivos de orgullo, la vida era dura y no había nada que escribir a casa. Sin embargo, un día entendí que lo primero de lo que debía estar orgulloso era de logros personales, a veces pequeños, a veces grandes, y es que era de orgullo que después de reprobar quinto de prepa y tener que trabajar en algo horrible, poder regresar y terminar mis estudios como primero de la clase, terminando el sexto de prepa con promedio de 10 y siendo el único de la escuela en quedarme en la UNAM… ahí entendí lo que significaba el orgullo.

Durante la vida, muchas veces no entendemos el porque sentirnos orgullosos, hasta que a veces tenemos que verlo con alguien de afuera, con mis hermanos titulándose, con mis amigos más cercanos cumpliendo sus metas, todos esos son motivos de orgullo y al final, entender el que el orgullo que sientes cuando esa persona que te acompaña logra una meta o triunfa, es una sensación inigualable, indescriptible.

Para mi, hoy en día, el orgullo que siento por la gente a mi alrededor es inenarrable, por contar con tanta gente tan talentosa y que día a día buscan sobresalir a pesar de todos los obstáculos de la vida. ESO es el orgullo verdadero. ¡Ah! Pero nada como el orgullo que siento ahora, es un excelente tiempo de mi vida. #Asídefácil.

Esta es la octava entrega del ejercicio anti-poético propuesto por Javier Molinero. Diré siempre la verdad, a menos que las instrucciones indiquen lo contrario.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.