¿Soy o me hago (el) creativo?

La creatividad para muchos puede ser una inmensa pared que te detiene y bloquea. Para otros es solo un problema con la más fácil de las soluciones.

«Cuanto más te quejes de tus problemas, más problemas tendrás para quejarte» —Zig Ziglar, autor, vendedor y orador motivacional

Siempre apoyé la idea de que la habilidad creativa se puede estimular y (re) aprender a diario. Sé también que tal entrenamiento requiere entusiasmo, ánimo y tenacidad de parte de nosotros.

La creatividad es una fuerza combinatoria que se nutre de la polinización cruzada de ideas existentes, con frecuencia a través de disciplinas y sensibilidades divergentes y la combinación de ellas en algo nuevo.

«Tantas cosas son posibles, mientras no sepas que no son imposibles» —Norton Juster, La cabina mágica.

Ten presente que la creatividad jamás ha estado reservada para algunos pocos o para los «diferentes», simplemente se ha mantenido al lado de cada uno esperando despertar; ser creativo es algo tan sencillo como ser uno mismo.

El pensamiento creativo es una aventura emocionante y excitante mas no siempre es así. Para llegar a buen puerto en la creatividad se necesita un buen manojo de motivación y determinación.

Así debería ser la rutina para activar la habilidad creativa: poner en palabras / sacar del cerebro / visualizar la idea / prepararse para el cambio / gastar energía (planificar, toma de acción) / vencer al cerebro en la conservación de la energía / vuelta a comenzar.

La creatividad para muchos puede ser una inmensa pared que te detiene y bloquea. Para otros es solo un problema con la más fácil de las soluciones ¿De qué lado deseas pararte?

Por lo mismo, hoy vengo a traerte los siete principios de Leonardo Da Vinci para que los hagas propios y comiences ¡ya mismo! con el impulso de tu habilidad creativa.

Curiosidad: tomarse la vida con una incansable curiosidad y buscar implacablemente el aprendizaje continuo.
Demostración: comprometerse con contrastar el conocimiento con la experiencia, persistencia y voluntad de aprender de los errores.
Sensación: continuo refinamiento de los sentidos.
Esfumarse: abrazar la ambigüedad, la paradoja y la incertidumbre.
Arte y ciencia: desarrollo del equilibrio entre la lógica y la imaginación, es decir, tu cerebro.
Corporalidad: cultiva la gracia, ejercitación, pose y utilización de ambas partes del cuerpo. Ser balanceado es esencial para desarrollar la creatividad y productividad.
Conexión: todo se conecta con todo.

Puede que no seas un Shakespeare, un Steve Jobs o un Leonardo da Vinci, pero siempre puedes trabajar para aumentar tu propia capacidad creativa. Todos estos enfoques están al alcance de tu mano sólo tienes que seguir intentando cosas nuevas.

Para el final te regalo esta estupenda frase del filósofo José Antonio Marina: «crear es hacer que algo valioso que no existía, exista».


Si el artículo te gustó, por favor, regálame un 👏 y compártelo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!


Gustavo Martin

Hey, I’m Guss. Public speaker about creative thinking. Creative Consultant. Workshops, courses and conferences. Fan of branding & innovation.

Writer in Medium; columnist at Roastbrief and Soy.Marketing.

Director of Plums: boutique brand design agency. The priority is to sow; innovation is a consequence. Our motto is: to sow the seed and it will grow.

You can visit my website www.gussmartin.com