Rehacer el tejido social y la educación desde la familia

Es la doble tarea del homeschooling católico. La educación desde la familia, en un modelo des-escolarizado, constituye un signo de los tiempos. Frente a un sistema educativo roto y a un tejido social descompuesto, constituye una alternativa para sanar la sociedad y afirmar la centralidad de la familia en la educación. Para esto, debe abrazar el espíritu de la catolicidad. Estar abierto a la sociedad a la cual aporta un servicio único e inaplazable.

Signo de los tiempos

Homeschooling es un signo de los tiempos, a pesar de su mala fama en muchos ambientes, la tendencia es a la alza en todo el mundo.

fuente: http://ayoung5008.blogspot.mx/2010/11/is-homeschooling-on-rise.html

Esto es en buena medida por los beneficios intrínsecos, pero también porque el sistema está roto en dos aspectos: la educación convencional y el tejido social.

El sistema está roto

La educación convencional está rota: los índices de aprovechamiento escolar son vergonzosos, la violencia y el acoso escolar se desbordan, la mediocridad intelectual es generalizada… el sistema educativo ha probado en muchos aspectos ser un fracaso, y lo es entre otras cosas por poner al Estado como principal protagonista de la educación, relegando a la familia a un papel secundario casi inexistente

El tejido social está roto: desde la violencia en casa, hasta los secuestros, ejecuciones en plena luz del día, etc. En cierta forma, el estado del tejido social es un reflejo del estado de la educación

La doble misión

Entre las distintas modalidades de homeschooling, el que se llama a sí mismo católico por afirmar basarse en la fe de la Iglesia «una vez entregada a los santos» (Judas 1, 3) en comunión con el Romano Pontífice y la Tradición Apostólica.

Homeschooling católico tiene una noble misión: rehacer el tejido social y afirmar la primacía de la familia en la educación.

Rehacer el tejido social: especialmente en las regiones devastadas por la violencia, por ejemplo, del crimen organizado o del acoso escolar. La educación desde el hogar tiene los elementos necesarios para construir relaciones sanas que promuevan la paz.

Imagina un tejido muerto, por ejemplo, la piel después de una quemadura; debajo de ese tejido muerto, se van formando nuevas células sanas, conectadas unas con otras hasta que la herida sana por completo.

Aunque homeschooling no es el único medio, tiene posibilidades increíbles para realizar esta tarea, con tal de que se abra más allá de su propia comodidad en la acogida al otro, acogida y testimonio del que comparte lo que tiene, esto es: mantener la catolicidad.

Afirmar la primacía de la familia en la educación: la familia es, por derecho natural, el principal agente educativo

La familia tiene una función original e insustituible en la educación de los hijos (…) Los padres tiene el derecho y el deber de impartir una educación religiosa y una formación moral a sus hijos: derecho que no puede ser cancelado por el Estado, antes bien, debe ser respetado y promovido. Es un deber primario, que la familia no puede descuidar o delegar.
cf. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n.239

Especialmente allí donde el Estado o las diferentes ofertas educativas son insuficientes o destruyen desde su base la identidad y los valores de la familia, la familia tiene el derecho de fundar y sostener instituciones educativas (cf. Ibid), siendo homeschooling una de ellas.

Homeschooling tiene enormes posibilidades de reconstruir la educación sobre nuevos caminos; de quitarse la rigidez en la que ha metido la educación masiva a todo mundo tratando de producir graduados en serie todos iguales.

Homeschooling tiene el poder de rehacer la educación a la altura de su vocación originaria, precisamente porque descansa sobre el derecho natural de los padres a la educación de sus hijos.

Pero ésta reconstrucción de la educación no será plena a menos que la familia construya en apertura a la sociedad a la cual incorpora personas formadas y preparadas:

Los padres son los primeros, pero no los únicos, educadores de sus hijos. Corresponde a ellos, por tanto, ejercer con sentido de responsabilidad, la labor educativa en estrecha y vigilante colaboración con los organismos civiles y eclesiales
Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n.240

Lo cual quiere decir también dar testimonio de la catolicidad

Dar testimonio de la catolicidad

Ser católico quiere decir ser universal. La Iglesia Católica es la humanidad en cuanto salvada por Jesucristo e incorporada al nuevo pueblo de Dios. Heredera de las promesas hechas por Dios a Israel por medio de los profetas (cf. Romanos 11)

Pero, pensamos, homeschooling es refugiarse en la familia para hacer en casa la educación, qué no?

¿Cómo compaginar la retirada al hogar con la apertura universal? ¿no es esto contradictorio?

No es la primera vez en la historia de la Iglesia que Dios se vale de alguna retirada estratégica para rescatar una civilización que parece hundirse; me viene a la memoria la obra de los monjes en los albores de la edad media.

Como los monjes en los primeros siglos

Como los monjes en los primeros siglos que en su retirada del mundo para consagrarse a Dios, preservaron la cultura y se la legaron a Europa una vez que el Imperio Romano se desplomó con las invasiones bárbaras. Los monjes enseñaron a los habitantes de Europa a cultivar la tierra, a construir, les legaron el arte, la literatura, la filosofía… juntamente con un estilo de vida basado en la oración y el trabajo.

Todo esto fue posible gracias a que, aunque se retiraron del mundo, su corazón siempre estuvo en la Iglesia y por la Iglesia siempre amaron el mundo imitando a Dios:

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna
Juan 3, 16

Lo opuesto a la catolicidad es el espíritu sectario

El espíritu sectario busca construir la felicidad personal dándole la espalda a la humanidad. Este espíritu considera al mundo intrínsecamente malo (gnósticos, maniqueos) y busca escapar de él en alguna especie de rapto como proponen algunas sectas, o bien que sea el fin del mundo cuanto antes para no tener que comprometerse en la construcción del bien común.

Este espíritu sectario se alimenta del egoísmo y de la falta de fe en el poder de Dios.

No es exclusivo de las sectas. Muchos católicos viven con espíritu sectario, tal vez sin darse cuenta. Cuando viven encerrados en su egoísmo juzgando a otros y dando la espalda a su deber de construir el bien común.

Para salir del sectarismo se necesita amar como Jesús ama. Amar a quienes Él ama como Él los ama, junto con Él.

Debemos aprender a confiar nuevamente en Jesús, señor del tiempo y de la historia.

Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, «Aquel que es, que era y que va a venir», el Todopoderoso.
Apocalipsis 1, 8

Y también:

Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin.
Apocalipsis 22,13

No todo está perdido

Es una verdad de fe que el pecado original no destruyó completamente la naturaleza humana, sino que únicamente la dañó. Además, Dios interviene en la historia.

Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia
cf. Romanos 5, 20

Incluso en la sociedad mas destruída, en el sistema educativo más podrido, hay espacio para la esperanza. De ahí que no debamos condenarlos sino contribuir.

Dios no ha rechazado a su pueblo, en quien de antemano puso sus ojos. ¿O es que ignoráis lo que dice la Escritura acerca de Elías, cómo se queja ante Dios contra Israel? ¡Señor!, han dado muerte a tus profetas; han derribado tus altares; y he quedado yo solo y acechan contra mi vida. Y ¿qué le responde el oráculo divino? «Me he reservado siete mil hombres que no han doblado la rodilla ante Baal»
Romanos 11, 1–4 cf 1 Reyes 19, 18

Colaborar con la sociedad y con la escuela regular

Homeschooling no se trata de descalificar a otros sino de afirmar el derecho a construir, con los medios que se consideren más adecuados, la educación y la sociedad

Por poner una comparación, cuando Dios rescató a occidente mediante los monasterios cristianos no convirtió a toda la población en monjes sino sólo algunos que recibieron la vocación de parte del Señor.

Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿cómo podríamos oír? Y si todo el cuerpo fuera oído, ¿cómo podríamos oler? Dios ha dispuesto los diversos miembros, colocando cada uno en el cuerpo como ha querido. Si todos fueran el mismo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero hay muchos miembros, y un solo cuerpo. El ojo no puede decir a la mano: No te necesito. Ni tampoco la cabeza decir a los pies: No los necesito.
1 Corintios 12, 17–21

Igual, homeschooling es un camino particular para aquellos que recibieron la vocación. Por eso, debe estar en estrecha colaboración con la escuela regular, de la que se nutre y a la que alienta, con independencia pero sin aislamiento.

Concusión

Homeschooling católico tiene un papel protagonista en la construcción del tejido social y la educación de nuestro tiempo

Frente a la desintegración social, la violencia, la incapacidad que en muchos lugares ha mostrado el sistema educativo escolarizado, homeschooling puede y debe contribuir a afirmar la primacía de la familia en la construcción de una sociedad mas justa y humana

Para esto debe evitar el pensamiento sectario y abrazar el espíritu católico, colaborar con la sociedad en la construcción de relaciones sanas, estar en comunicación con la escuela regular, crear comunidades, luchar para que la legislación sea favorable a modelos educativos alternos, cuidar que ni el Estado, ni el mercado, ni algún otro grupo de poder manipule la educación o mine los valores que como padres transmitimos a nuestros hijos…

Pero lo más importante procurar en todo momento que nuestros hijos tengan la educación que este a la altura de su vocación de hijos de Dios

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Gustavo Serrano’s story.