Tengo una Solución Real a ese Trabajo que No Te Gusta

Si no te agrada tu trabajo acá tenés una opción posible y real.
Sin mentiras y 100% comprobado por mí.
Y como los lectores de este blog confían mucho en lo que escribo (ponele), entonces voy a bardearla un rato.

Mi abuelo, el Bocha, decía como orgullo:

— Yo trabajé 50 años en fábrica!

Y me clavaba una miraba incisiva, como para que sepa que 50 años eran muchos.

Yo hacía el esfuerzo y acentaba estirando la pera.

Que me perdone (y ahora se debe estar riendo), pero la verdad yo no entendía como no se aburría.
Imaginate medio siglo haciendo lo mismo, en el mismo lugar y con la misma gente… Pero claro, él era de esa época donde un trabajo estable y con horario fijo era bien considerado.

Y mis viejos pensaban similar calculo.
Y mis tíos, vecinos y conocidos capaz que también.

O sea que el problema era yo. Indudablemente.

No solo tenía que conseguir un trabajo bien remunerado con días y horarios fijos, sino que además debía hacer el esfuerzo de que me guste y agradecer por tenerlo.

A los 18 te dejan a gamba

Lo que me hubiera gustado a los 18 años, y por eso escribo esto ahora que tengo casi el doble, es que alguien diga:

— Si no te sentís cómodo con un trabajo tradicional, entonces podés EMPRENDER.

Eso es oro. En serio lo digo.

No tengo nada contra lo tradicional, porque cada uno encuentra su camino (o agarra lo que haya cuando no le queda otra), pero lo que me molesta es que nunca un profesor me lo dijo (primario, secundario, terciario), jamás me hablaron de eso en mi entorno.

A nadie se le ocurrió.

Estoy seguro de que hay personas con otras necesidades, que desde lo más profundo desean ser aceptadas pero temen exponerse.

  • Si uno dice que no le gusta madrugar, lo tildan de vago
  • Si prefiere tener libertad de horario, es un cómodo
  • Si te gusta trabajar desde su casa, sos un huevo aplastado

Lo sé porque me lo han dicho todo. Medio enserio medio en broma.

No estamos programados para emprender

A veces uno siente que está equivocado al encarar un proyecto personal.
Y cree ser la oveja desviada del camino predeterminado (determinado previamente por otros, ja!)

Eso genera culpa.

A uno no le pagan la escuela para que no sepa qué rumbo tomar luego.
Esa maldita presión social de saber lo que hay que hacer a los 18 años cuando la cabeza está en otra cosa.
Porqué no se dejan de joder?? acaso los adultos son (somos) idiotas? De verdad pretenden que a esa edad y con la educación vigente, una persona defina la actividad laboral del resto de su vida? En serio?
Mal.
Mal mal mal.

Así te vas a encontrar con algunos que odian literalmente su trabajo, que les hace mal, que les genera frustración y se enferman.
Pero que “no les queda otra”, porque cuando tuvieron que decidir no estaban lo suficientemente maduros, o no tuvieron opciones, o un entorno que los avale. Y ahora ya es tarde.

O no.

Depende.

Te presento al responsable

Este post no es para las personas que son felices en sus trabajos (y deseo que todas lo sean).
Tampoco para aquellos que saben lo que quieren.

Es para lo que saben que su trabajo no los representa, que les falta algo pero no saben donde buscarlo.

Es para los que se sienten solos en esa búsqueda y creen, erróneamente, que son los únicos que atraviesan tanta incertidumbre.

Llevo 17 años como emprendedor freelance (libre), y cuando charlo con alguien que le pasa algo así, trato de clavarle la duda de un camino alternativo, para que se fije en una actividad que le guste, que pueda desarrollar por sí mismo y, por supuesto, le genere un ingreso.

Es fácil?
No.
Fácil es mirar la tele.

Pero si un desafío resuena contigo es más simple la cosa.
Porque alguien que tenga ganas de ser por pintor (por ejemplo), seguramente será mejor pintor que yo, que no me interesa la pintura. Y también que otros pintores a los que nos les gusta serlo.
Se entiende??
Que te guste es FUNDAMENTAL.

Y todos tenemos algo que nos gusta mucho, pero mucho. Sin embargo convertirlo en un trabajo es algo que pasa en las películas.

Y probablemente te mueras sin hacer eso que tanto te gusta.

Por cagón (mi papá dijo que no putée en el blog, pero la palabra es esa).

Despertate y empezá a contactar gente que haga eso, preguntales. Largá el facebook y buscá en google cómo hacen los que ya están en ese camino. Nadie dice que renuncies ahora a tu trabajo.

Hay sitios re contra copados de personas que hablan sobre ese tema, que comparten conocimiento para llegar a SER eso.
Es ahí donde hay que estar aprendiendo. Y así la cabeza resuelve punto por punto hasta que toma confianza.

Un emprendedor debe estar ávido por conocer: tener ganas de aprender sobre tal o cual cuestión es fundamental. Es el combustible natural del que inicia un proyecto en solitario.

Un tercio de nuestra vida (o más) estará ocupada por una actividad laboral

Somos responsables de ese tiempo.
Este artículo no es para el que esté conforme con su laburo.
Es para que no se sienta solo quien desee emprender.

¿Me escuchaste? NO TE SIENTAS SOLO

(además está re bueno hacer lo que te gusta)

Dedicado a mis amigos Damián Romano y su cervecería artesanal, al Negro Acosta fotógrafo profesional y al ex gordo Leo Pinazo que ahora es su propio jefe!
Me encanta que me hablen de sus proyectos personales y me motivan a escribir sobre éstas cosas.