Palabras al Sur, el comienzo

El frio de la mañana nublada y la niebla que flota en aire valletano le dieron la bienvenida al sábado 21 de mayo, día en que “Palabras al Sur” inició su primera experiencia. Con el mate y tortas fritas recién sacadas como cortejo de hermandad se fue creando el ambiente humano para recibir a todos los participantes y comenzar con el primer taller de comunicación para las organizaciones de la economía solidaria. Este proyecto fue ideado por la asociación civil Haciendo Camino, encargada de otorgar micro-créditos a cooperativas de la economía solidaria.

El taller se llevó a cabo en el salón del Centro de jubilados “Michay” que se ubica en el Bª Villa Obrera de la localidad de General Roca-Fiske Menuco, organización que cuenta con un buen espacio físico, donde de se desarrollan todo tipo de actividades culturales y comunitarias. Especialmente Haciendo Camino mantiene un estrecho vínculo forjado, desde el compartir actividades enmarcadas en el proyecto de microcrédito, entre otras.

Centro de Jubilados y Pensionados “Michay”, espacio abierto a la comunidad para hacer actividades culturales.

La convocatoria fue extensa, y de las organizaciones convocadas estuvieron presentes: Cooperativa Septiembre (producción textil), Cooperativa Chitra (producción textil), Interferia (feria local de artesanos), Cooperativa de productores hortícolas, Organizaciones de microcrédito: Biblioteca Lucia Epuyan, Fundación Huilliche, Centro de Jubilados Michay y Haciendo camino.

En una primera instancia se realizó la presentación del proyecto “Palabras al Sur” definiendo sus ejes y objetivos principales: Comunicación y Economía solidaria. Entre estos dos conceptos existe toda una trama de significados que se fueron trabajando durante la jornada a partir de distintas actividades.

Semilla, raíz y crecer

La semilla se esparce por la necesidad de dar sus frutos y alimentar el ecosistema, renovando así el ciclo de la vida, ya sea una flor o un árbol, al dar su energía al entorno recibirá lo que necesita para crecer en un intercambio reciproco e implícito por la naturaleza. En la vocación humana de construir en conjunto, esa semilla se vuelve en una metáfora de la necesidad social, los frutos del árbol serán cosechados siempre y cuando esa necesidad comience a echar las raíces con esfuerzo, responsabilidad y trabajo colectivo ¿Cómo se conectan esas raíces? La luz, la tierra y el agua se suplantan por lo que definimos como la comunicación social. Comunicándonos, rompiendo la cultura del silencio que nos enseña a callarnos por miedo a desencuentros, dando a entender que la comunicación va más allá de los medios de comunicación tradiciones como la TV o las publicidades comerciales.

Dentro de las organizaciones comunitarias la comunicación es entendida como un proceso social en la cuales los sujetos le dan significado a sus vidas, ya sean sujetos individuales o colectivos. Así visto la comunicación es la menara de tejer relaciones sociales para que éstas se vuelven la principal herramienta con la que cuentan las personas que la conforman para llevar a cabo sus objetivos. La metáfora del árbol, signo de la vida y la esperanza fue utilizada en el taller para trazar las reflexiones sobre la importancia de la comunicación en todo trabajo en conjunto, desde la productividad, la solidaridad propia y los desmanes de la cotidianidad.

los representantes de las cooperativas debatiendo en el taller
Afiches para trabajar las necesidades, visiones y relaciones de comunicación de las organizaciones.
El árbol de la vida, metáfora para pensarla en la comunicación humana

Las cooperativas de la economía popular trabajaron a partir de esta concepción: la comunicación es la forma de posicionarse en el mundo, que va más allá de lo que solemos asociar cotidianamente a los medios de comunicación tradicionales, a la TV y el mundo publicitario. Importante es entenderse a partir de una propia identidad cultural que se construye mediante el lenguaje, es decir un modo de decir las cosas y de comunicarlas hacia adentro y hacia afuera. Son estas cosas las que se debatieron en el encuentro organizado por la asociación civil Haciendo Caminos ¿Cómo recuperar nuestras raíces en la comunicación? A partir de allí ¿Cómo crecer?

Ahora bien, luego de todo pensar en un árbol de la vida como metáfora de la experiencia colectiva y de llegar a la conclusión de que las problemáticas, que son comunes a cualquier grupo humano se consolidan como problemas de comunicación ¿Cuáles son las herramientas para que estos espacios sociales crezcan, se sostengan y den a conocer a la sociedad sus productos y su trabajo? Por un lado, fortalecer los espacios de comunicación hacia el interior de las organizaciones, como también entre las organizaciones del sector de la economía solidaria local y por el otro conocer y utilizar las herramientas comunicacionales con el propósito de fortalecer los procesos de producción, comercialización y consumo de los productos de la Economía Social y Solidaria.

La presentación de los participantes posibilitó dar a conocer a los otros cada organización, como nació, cómo se organiza, quienes la conforman y los objetivos comunes que se plantean. También se puso de manifiesto cuales son las situaciones por las cuales cada grupo está atravesando, diversas expectativas de lo que esperan encontrar en este espacio y modos de “ver” y “sentir” las construcciones colectivas. Las expresiones sobre palabras-conceptos claves que fueron motivo de debate:

Aprendizaje: “lo que aprendemos, tenemos que poder aplicarlo, sino no sirve de nada…hay que compartirlo en nuestra organización, en nuestra casa”, “podemos interactuar entre diferentes edades para compartir saberes”. Siempre llevar a la práctica todo lo que se adquiere en el proceso de aprendizaje que es lo más difícil de llevar a cabo.

Construcción colectiva: “posibilidad de generar puestos de trabajo”, “construcción de ideas entre todos”, “trabajando en equipo todos podemos salir beneficiados”, “construir, a pesar de los problemas”.

Organización: “en nuestras organizaciones es importante no aislarse, junto a otras organizaciones podemos encontrar respuestas a nuestras preguntas, cada organización es importante, pero necesita de otras organizaciones y una de las herramientas para relacionarse es la comunicación”, “la pregunta es cómo poder relacionarnos entre las distintas organizaciones”.

Comunicación: “volver a descubrir nuestras palabras, como personas y como parte de una organización”, “en las organizaciones falta comunicación, a veces lo que hacemos no es conocido por los otros”, “hay problemas de comunicación que se ven cuando no es lo mismo lo que se dice que lo que se hace”, “podemos hablar entre nosotros, aún pensando diferente”.

Estrategias: “compartir experiencias con otros”, “encontrar ideas o estrategias para vincularnos con la sociedad. Internet no alcanza”, “podemos crear una base en la que se muestre lo que hacemos para compartirla”.

Encuentro e Interacción: “es necesario sumar gente, pensar en conjunto para poder construir”, “vemos que hay instituciones con ganas de apoyar el trabajo que hacemos, pero hay una falta de conexión entre nosotros.”

Se reflexionó sobre la visión que cada organización percibe de sí misma y también como las ven desde afuera, tratando de invertir el rol.

Preguntas como, ¿con quienes nos vinculamos? ¿cómo creemos que nos ven desde afuera? Sirvieron de disparadores para “pensarnos” desde otro lugar. Un collage, a partir del recorte de imágenes sobre la mirada que tienen la comunidad y la relación con instituciones económicas y gubernamentales, fue una forma lúdica de llevar la propuesta de trabajo. El árbol iba tomando forma desde la raíz, el tronco y las copas. De esta experiencia surgieron las siguientes visiones:

· Biblioteca Lucia Epuyan: la biblioteca es vista como un espacio de contención tanto de la niñez y la familia. Los chicos del barrio utilizan con frecuencia el espacio y los adultos son convocados por ellos. La gente del barrio se siente identificada con el espacio. Ven la continuidad en el trabajo que se hace desde la biblioteca porque también funciona como lugar donde se hacen talleres.

· Microcrédito — Penal penitenciario Cervantes — Barrio Malvinas y la Interfería Fiske-: son espacios vistos como lugares donde la gente realiza acciones para “construir” y generan “inclusión social”. La Interfería en particular es visualizada como un equipo de personas que genera arte, también vínculos de solidaridad, como un espacio más de cultura.

· Cooperativas textiles Chitra y Septiembre: se ven como un lugar donde existe cooperación, donde hay un equipo luchando con tenacidad. A la cooperativa se la vuelve a convocar para realizar más prendas por el trabajo hecho (de calidad). No ven las dificultades, pero las hay (falta de comunicación entre los integrantes, malos entendidos, a veces no se aprecia que la cooperativa es una herramienta para dar más trabajo)

· Microcrédito Haciendo Camino: Se lo relaciona con la parte edilicia que está ubicada al lado de “un techo”. Es conocida entre las organizaciones de microcrédito, pero no así por la comunidad en general.

· Cooperativa de productores Hortícolas: se ve como un espacio que produce tomate. Es un espacio observado por otros productores para ver si “funciona”. Se lo visualiza con “pocos recursos” y se piensa que lo que hace la cooperativa es “fácil” y no se le da la importancia que tiene. Desde la Universidad fueron convocados para participar de una clase a estudiantes de la carrera de Trabajo Social como experiencia de cooperativismo, eso es leído como un reconocimiento a los conocimientos de la cooperativa.


Un aroma de peculiar encanto gourmet anuncio el mediodía. De repente era la hora del tan ansiado almuerzo. Preparando la mesa entre todos, el exquisito guiso que los abuelos y abuelas del centro El Michay cocinaron con el amor de su experiencia hizo sentar a todos en una gran mesa popular de más de 30 personas.

Compartimos las esperanzas de encontrar con los talleres una manera de relacionarnos que nos de fuerzas para seguir organizando una economía y sociedad diferente, más igual. Brindamos por la continuidad de los talleres, por salud y un futuro mejor.

Una olla popular para alimentar la extensa jornada y dejar los corazones contentos

Posteriormente al almuerzo compartimos 4 spot radiales realizado por organizaciones de la economía social en otras zonas del país, para ir aproximando algunas herramientas comunicacionales que permiten dar visibilidad a las organizaciones de la economía solidaria, luego de lo cual y a modo de cierre de este encuentro se eligieron, desde los participantes, palabras que transformándose en accionar permitirían dar a conocer el trabajo que se viene realizando desde estos sectores. Ellas fueron:

Autonomía: generar los propios cambios.

Confianza: entre los compañeros de las organizaciones. Autoestima: ser constante y ante las dificultades ayudarse mutuamente.

Buen Vivir: los productos de la economía social deben fomentar un buen vivir con productos de calidad sin destruir la naturaleza.

Calidad de vida: la calidad de vida no se mide por la capacidad de acumular dinero sino de invertirlo en un modo de vida sano y generar las condiciones de una vida digna y socialmente justa.

Empoderamiento: ser sujetos de la historia y no objetos del sistema.

Inclusión: generar las condiciones para que haya igualdad social y no diferencias privilegiadas. Juntos podemos hacer: la organización colectiva es lo único que nos hace fuertes en un mundo individualista.

La economía social y solidaria posee características que la diferencian de la economía capitalista. Desde la realidad histórica de la que parte, en la concepción de su práctica, la organización de su producción y en la relación con los consumidores de sus productos. Ella nace en el seno de los sectores populares, por eso también puede definirse como “economía popular”, esto no quiere decir que la economía popular este aislada de la economía global, es mas, tiene múltiples conexiones a nivel de producción y consumo, pero la diferencia sustancial es que los medios de trabajo los construye el Pueblo, es decir, se desarrollan en el barrio, en la calle, entre los vecinos, en la naturaleza, los medios de producción no son de ningún capitalista.

Caricatura burlesca sobre la distribución de la riqueza en el capitalismo

El capitalismo usa el gigantesco aparato propagandístico para fomentar un consumo extremo y dirigir la ganancia del trabajo en pocas manos, para revertir esa tendencia injusta es necesaria la autogestión de organizaciones de la economía popular que se constituyen de diversas formas, para que esta sea integradora, comunitaria y rompa los esquemas de la informalidad a la que está sometida. Por ello la comunicación como herramienta para ir hacia esos objetivos comunes se vuelve en un arma fundamental que debe ser trabajada.

Fotografia grupal del primer encuentro de Palabras al Sur

En este sentido, Palabras al Sur como proyecto comunitario y comunicativo de la economía social es una de esas herramientas que necesitan ser consolidadas en el trabajo colectivo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.