No eres tu, soy yo.

5 razones por las que cualquier programador debería renunciar a su empleo.

No eres tu, soy yo.

Quizás no lo sabías, o realmente nunca lo pensaste, pero 3 de cada 4 empresas reconoce que al momento de seleccionar candidatos para una posición, seas developer o no, una de las principales variables que analizan es la rotación. Es decir, seguro quieren conocer tu experiencia (aunque no la comprendan) pero ten la certeza de que van a observar en cuántas empresas estuviste y cuánto duraste en cada una. #TrueStory

Ahora, ¿Tiene sentido? — La respuesta rápida es . Imagina que vas a confiarle tu auto a un conocido, probablemente al menos te gustaría saber si tiene licencia y si ha conducido autos como el tuyo, ¿no?… Pero la realidad es un poco más compleja que eso. Programar no es comparable con hacer análisis en Excel o realizar ventas o manejar un auto. Sin embargo, estamos en una cultura de lo parametrizable por lo que es normal que tendamos a comparar y que asumamos que muchos años programando = mucho talento. Pero no nos confundamos, si tienes 10.000 horas ‘de vuelo’ seguramente eres un crack. La pregunta entonces no es si la rotación es importante o no, sino lo que realmente significa.

En Hackealo estamos convencidos que el valor en tu CV no está en cuántas empresas estuviste ni cuánto duraste en ellas, sino en el hilo conductor que te llevo a tomar esas decisiones de cambio y la coherencia de ellas. Un ejemplo claro: Si lo que te apasiona es el desarrollo mobile, tiene sentido que experimentes con Android, Objective-C y/o Swift y la verdad es que no todas las empresas manejan una versatilidad en sus tecnologías de base, por lo que rotar no sería una mala idea.

Entonces la clave está en por qué cambiamos de empleo.

Pensemos por 1 segundo que tu actual relación laboral es de hecho una relación de pareja y que está a punto de terminar (Lo sentimos :( ). Si realmente el lugar donde estás ya no puede ofrecerte lo que en primer lugar buscabas (y sigues buscando!), es momento de cambiar y lo mejor que le puedes decir es “No eres tu, soy yo”.


Pudimos hacer un pequeño sondeo con algunos de nuestros usuarios y a continuación te comentamos las 5 principales razones por las que programadores talentosos como tu deberían renunciar a su empleo hoy mismo:

5. “En este lugar no estoy aprendiendo nada”: Ya sea que tengas en mente el tipo de profesional que quieres ser o simplemente estés descubriendo tu potencial, si estás en un lugar en el que no aprendes cosas nuevas todos los días, así sea un shortcut, estás condenado a involucionar.

4. “Mi opinión no es tenida en cuenta”: Proponer ideas, más allá de ayudarte a aprender, estimula las partes de tu cerebro responsables de la creatividad… y sabes lo mucho que es necesaria cuando programas. Si no tienes voz ni voto, lo más probable es que termines realizando tareas monótonas y operativas.

3. “No puedo imprimirle mi estilo a lo que hago”: Todas las experiencias que tengas son las responsables, en su conjunto, del tipo de programador que serás. Siempre. Si no puedes jugar con el código que tienes en frente, serás fácilmente reemplazado por un robot je!

2. “No me pagan lo que valgo”: En una entrada anterior comentábamos la importancia de decidir entre trabajar CON o PARA una empresa. En cualquiera de esos 2 escenarios es necesario que sepas cuál es tu contribución y cuánto vale tu aporte a la empresa. No se trata sólo de qué dice el mercado, sino del contexto también: En estos momentos, ¿te compensan lo que realmente mereces? — Si la respuesta es negativa, ya deberías saber que tienes muchas opciones laborales.

1. “Esto que hago, no me va a llevar a ningún lugar”: Cuando aceptas una oportunidad laboral, aceptas un desafío y proyectas un crecimiento. Hoy eres Junior, mañana querrás ser Tech Leader. Hoy programas una funcionalidad extraña para la app de un cliente, mañana querrás hacer tu propia app. Si no ves que exista una conexión entre lo que haces hoy y lo que quieres ser, o el lugar en el que estás y al que quieres llegar, es momento de cambiar. Una decisión oportuna puede hacer la diferencia:

Compártenos tu opinión y no dejes de ingresar a www.hackealo.co

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.